Nuestros sitios
Compartir

El reto de gestionar el estado emocional de los trabajadores remotos 

Por: Mauricio Reynoso* 18 Feb 2021
El reto de gestionar el estado emocional de los trabajadores remotos 
Las empresas pueden promover la eficacia de la fuerza de trabajo adoptando estilos de vida digitales y modelos de trabajo nuevos u optimizados, para lo que es indispensable cuidar a los colaboradores de alto impacto. 

A casi un año de haber visto trastocadas nuestras rutinas laborales, millones de personas vemos cómo los estragos emocionales, lejos de disiparse, se acumulan. Ante esta realidad, uno de los mayores retos para la gestión del talento es atender el bienestar emocional de las personas trabajadoras y, al hacerlo, desarrollar mayor grado de “humanismo digital”.

Empecemos por hablar del bienestar, en el que la experiencia laboral juega un papel clave. Cuando la pandemia obligó a las empresas a enviar a su gente, total o parcialmente, a trabajar a distancia, los profesionales de Recursos Humanos supusimos que esto sería más difícil para las generaciones mayores, mientras que las más jóvenes verían la transición con buenos ojos, pues les brindaba la flexibilidad que estiman tanto. En principio sí fue así, pero, de acuerdo con un estudio reciente del Gallup Panel, las cosas son distintas cuando se diferencia entre compromiso y bienestar emocional. 

Este video te puede interesar

El trabajo remoto ha resultado una buena experiencia para la mayoría de los empleados, independientemente de su edad, en lo tocante a su compromiso con la organización. Sin embargo, en términos generales, las generaciones Boomer y X autorreportan un mejor bienestar emocional que los Millennials, independientemente de si realizan sus actividades de manera remota o en el lugar de trabajo. Es decir, son estos últimos quienes registran más sentimientos de preocupación, tristeza, estrés, soledad y ansiedad.

Una circunstancia que quizá explique esta diferencia es que, en su mayoría, las personas de 40 años y más han tejido redes personales más duraderas y suelen tener una mayor seguridad financiera, lo que crea una especie de sistema de defensa de la que carecen los trabajadores más jóvenes, quienes se encuentran en plenitud para construir relaciones sociales y laborales genuinas y duraderas.

En Recursos Humanos no debemos pasar por alto este dato. Es importante que entendamos qué sucede con cada persona, prestando atención a factores como la edad o el género. Por ejemplo, las mujeres y los hombres sufren adversidades similares como el estrés y las largas horas de trabajo, pero es un hecho innegable que ellas dedican muchas más horas a las tareas domésticas y que, por razones relacionadas con sus responsabilidades familiares, muchas están saliendo del mercado laboral de manera temporal o definitiva.

Para cuidar el bienestar y la productividad de nuestros equipos –en ese orden–, las áreas de Recursos Humanos tenemos a nuestro alcance, en primer lugar, una comunicación inteligente, más frecuente, focalizada y personalizada para no dejar duda sobre las expectativas. También disponemos de una diversidad de recursos para lograr que las personas se sientan cuidadas y para ofrecerles oportunidades de aprender y crecer. Hoy esas herramientas pueden llegar más lejos que nunca.

Ahora hablemos del humanismo digital. El término –propuesto inicialmente por Gartner– quizá suene contradictorio, pero también lo son los tiempos que corren. Hoy la vida de la persona promedio está acompañada de diversos dispositivos inteligentes y una parte importante de nuestra interacción con ellos se da en el contexto laboral.

La propuesta del humanismo digital es lograr que la tecnología ayude a las personas a lograr sus objetivos y a conseguir cosas que antes no eran posibles. Es decir, el foco no puede estar en los sistemas, sino en las personas. Las empresas pueden promover la eficacia de la fuerza de trabajo adoptando estilos de vida digitales y modelos de trabajo nuevos u optimizados, para lo que es indispensable cuidar a los colaboradores de alto impacto. 

Lo que hemos aprendido en estos disruptivos meses es que el compromiso y el bienestar no están determinados por un lugar, sino por la experiencia. Por eso debemos cuidar que nuestras relaciones con las personas sean auténticas y que nuestra empresa ofrezca la experiencia más rica y humana posible. Hoy, los líderes están más conscientes que nunca de la realidad actual.

*El autor es Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (@Amedirh).

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo