Nuestros sitios
Compartir

Corte de caja: Aprendizajes para Recursos Humanos tras un año de pandemia

Por: Mauricio Reynoso* 23 Mar 2021
Corte de caja: Aprendizajes para Recursos Humanos tras un año de pandemia
La emergencia sanitaria nos ha obligado a sostener conversaciones profundas sobre temas como el bienestar de los colaboradores en sentido amplio, la salud mental, el futuro del trabajo y los retos de la modalidad remota.

A pesar de los duros golpes que nos asestó en estos primeros doce meses, la pandemia también nos ha dado a los profesionales de Recursos Humanos la oportunidad de hacer un balance, recalibrar, resolver problemas y aprender de los desafíos enfrentados. Ésta es una primera aproximación al tema pues el inventario de nuevos conocimientos es amplio y nos dará para la continuación de esta revisión.

Sobre todo, la emergencia sanitaria nos ha obligado a sostener conversaciones profundas sobre temas que siempre fueron importantes para el mundo del trabajo, pero ya era imposible dejar de ver: el bienestar en sentido amplio y particularmente la salud mental, el futuro del trabajo y los retos de la modalidad remota.

Este video te puede interesar

Éstos son algunos de los aprendizajes en este primer corte de caja:

1. Teletrabajo 

Los aprendizajes siguen en curso y no están libres de paradojas. Por ejemplo, el auge del trabajo remoto puso de relieve lo crucial que son las soluciones tecnológicas, pero al mismo tiempo hizo que la gestión del talento se centrara aún más en las personas.

Por mucho tiempo, el beneficio número uno que solicitaban los colaboradores era la opción de trabajar desde casa. Luego de este forzado experimento con el teletrabajo, algunas empresas han decidido cerrar por completo sus oficinas y continuar en la modalidad remota.

Pero no todas las personas que trabajan desde casa están cómodas con esta solución. En Recursos Humanos hemos aprendido a dar un paso atrás para analizar con objetividad qué es lo mejor para colaboradores, empresa, sociedad y, en sentido amplio, las relaciones laborales regionales e internacionales.

2. Videoconferencias

Un hallazgo interesante fue el hecho de que las reuniones tipo videoconferencia resultaban muy agotadoras para algunas personas. Estudios psicológicos han identificado que la sensación que provocan las juntas en este entorno, son muy distintas a las de las reuniones presenciales porque estamos muy conscientes de nuestro propio rostro.

Esto nos ha llevado a aprender que no es indispensable estar cara a cara para todo y que está bien apagar la cámara de vez en cuando; lo que significa que hay un camino fascinante por recorrer sobre las relaciones en modo virtual.

3. Colaboración, la habilidad estrella

La colaboración es una competencia que ese pulió este año porque la información fluyó en abundancia, se compartieron las mejores prácticas y las personas discutieron abiertamente los retos a los que se estaban enfrentando. Esta herramienta sin duda será fundamental en el futuro.

4. Líderes humildes

Durante esta difícil experiencia, los mejores líderes reconocieron que no tenían todas las respuestas y aceptaron que “aprender sobre la marcha” era la mejor estrategia disponible.

Cabe apuntar que este rasgo es una fortaleza empresarial para los buenos tiempos también e incluso, ha sido frecuente escuchar de no pocos líderes que el trabajo remoto con el uso de plataformas, singularmente les ha acercado a colaboradores con quienes no tenían una relación habitual estrecha.

5. Escucha atenta

Escuchar a los empleados y actuar a partir de ello fue una práctica organizacional sumamente importante. Esta lección, por cierto, se remonta a la idea esencial de que las personas son nuestro activo más importante. Puesto que son ellos quienes “viven la marca” cada día y tienen un interés personal en el éxito de la empresa, es muy conveniente escuchar sus ideas e inquietudes, que suelen ser no solo honestas, sino acertadas.

6. Tomar en serio la experiencia de los empleados

Esta noción implica desplegar toda una red de herramientas digitales integradas que van desde la gestión de casos hasta la gestión del conocimiento, desde lugares de trabajo seguros hasta la productividad diaria, orientadas a la satisfacción de los colaboradores. Sin personas contentas no se logran los objetivos y menos aún se sortean con éxito los retos de una pandemia global. 

A lo largo de estos meses, las áreas de gestión del talento hicieron las veces de un centro de innovación: escuchamos, observamos, analizamos, creamos, experimentamos y nos adaptamos. Todo con el fin de hallar rápidamente soluciones para cuidar a las personas, simplificar el trabajo y contribuir al crecimiento de las organizaciones. Éste es, por cierto, un buen momento para documentar todos estos procesos y usarlos como base para el futuro. 

Con la nueva experiencia detrás, tenemos lo indispensable para construir una fuerza laboral más flexible, diversa, tolerante, informada, innovadora y saludable.

*El autor es Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (@Amedirh).

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo