Nuestros sitios
Compartir

Tiempos de pandemia: La nueva migración que le espera al mercado laboral

Por: Jorge Medina* ⎮ Universo Capital Humano 24 Ago 2020
Tiempos de pandemia: La nueva migración que le espera al mercado laboral
A raíz del impacto de la crisis por la Covid-19 es posible que exista una descentralización del trabajo en las grandes urbes, pues el teletrabajo permite laborar desde cualquier punto de la Tierra.

Los migrantes transforman todo lo que tocan, cada comunidad con la que se interrelacionan, son sin duda las personas con mayor capacidad de adaptación y transformación. Hoy más que nunca, de una u otra forma, todos somos migrantes.

La nueva realidad cambió ya nuestros paradigmas, la forma de entender y relacionarnos con el mundo que nos rodea. Si bien es cierto la pandemia ocupa los titulares de noticias a nivel mundial, no significa que el mundo se haya detenido, sigue girando, se mantiene en movimiento y el flujo de personas con él. En el mundo de los fenómenos migratorios, estos no se van a detener, por el contrario, aumentarán.

Este video te puede interesar

La Real Academia de la Lengua Española define al migrante como aquella persona que se establece de forma temporal o permanente en una región diferente a la propia; en este orden de ideas, algunos cruzan fronteras, otros se desplazan dentro de su propio territorio, todo en este mundo, desde que gira, está en constante movimiento.

El migrante irregular es aquel que despliega una actividad distinta a la que tiene autorizada, un ejemplo de esto es aquel que viaja a la Unión Americana con un visado de turista, la actividad que tiene autorizada es “turismo”, se convierte en irregular en el momento que despliega una actividad diversa, como es laborar y obtener un ingreso por el fruto de ese trabajo.

Ahora bien, que sucede si este “turista” despliega su actividad laboral a través de una computadora y trabaja en su país de origen pero estando en una latitud distinta; resulta ser lo mismo si el sujeto trabajador despliega su actividad preponderante desde la comodidad de su sillón en alguna parte de la República Mexicana, pero para una empresa situada en otro país. Nuestra atención se ha centrado en la evolución de la enfermedad y como nos afecta, con ello, cambia la prospectiva de nuestras vidas.

Los flujos de personas no se han detenido porque dejemos de observarlos o prestarles atención, las lecciones que el Covid-19 está dejando es retomar nuestra capacidad de innovación e imaginación, estamos descubriendo el home office, el teletrabajo que no es nuevo se está convirtiendo en la regla y no en la excepción.

Hemos descubierto que no es necesario vivir en centros urbanos importantes para cubrir nuestros satisfactores. El pánico a contraer una enfermedad mortal nos motiva a querer abandonar los principales centros urbanos y enfocar nuestra mirada a sitios tranquilos con pequeños núcleos de población.

La gente se sigue moviendo, las reglas de sana distancia nos orillan a llevar a cabo nuestras actividades e interactuar con el mundo de una forma distinta: adquirimos bienes y servicios así como realizamos nuestras actividades preponderantes mediante plataformas informáticas o aplicaciones de telefonía celular.

Durante el primer mes de esta pandemia aparentemente el mundo se detuvo, sin embargo, podemos afirmar que incubó una nueva sociedad, cambió los paradigmas y realidades sociales, la gente redescubrió su inventiva y capacidad de adaptación fluyendo de una forma distinta; volvimos a tener reuniones, trabajo, actividades ahora “sin salir de casa”, esa es nuestra nueva realidad, ahora nueva normalidad.

Al cabo de un mes de que nos pidieron #QuédateEnCasa la sociedad, como es normal, necesitaba desplegar su creatividad antes de sucumbir al encierro.

Así surgieron videos TikTok, cursos on line, webinars, los denominados influencer ya no son jóvenes con creatividad y tiempo libre, todos no sumamos a este fenómeno con el cual descubrimos una nueva forma de ser productivos, la migración ya no sólo es física sino también digital, la capacidad de adaptación del ser humano, retoma aquel adagio “La ociosidad es la madre de todos los vicios” también lo es de todas las creatividades, y esta evolución al que fuimos convocados por fuerza nos está enseñando a ser productivos de distinta manera.

El teletrabajo es nuestra nueva realidad, enfrentamos una agorafobia positiva en que estamos ciertos de que no es necesario abandonar nuestros domicilios para ser productivos ni vivir en un gran centro urbano para alcanzar los satisfactores de la vida moderna. Hoy entendemos la migración con nuevas fronteras de orden personal y digital, siempre buscando ese mismo fin, mejores lugares para desarrollarnos y ser felices.

Un virus no detendrá caravanas

México recibe miles de migrantes irregulares a través de la frontera sur y nuestros puertos mercantes. En una década cambió el paradigma nacional de ser un país de tránsito a serlo de destino. La flexibilización de la política nacional en cuanto a la inversión extranjera y contratación de mano de trabajo proveniente de otras latitudes han puesto en el imaginario del migrante que las oportunidades en México para el desarrollo son mejores que en Estados Unidos.

En nuestra sociedad se están mimetizando ciudadanos provenientes de Centro y Sudamérica, el Caribe, África y Asia principalmente, sujetos que se incorporan en la vida laboral de nuestro país en distintos ramos, principalmente en áreas tecnológicas.

El bajo desarrollo tecnológico en países en vías de desarrollo moverá sin duda los flujos de personas que se encuentran en otras latitudes. La capacidad de innovación es la nueva economía que mueve el orden mundial, lo cual sin duda seguirá desplazando personas a lo largo de las fronteras sin importar pandemias que puedan existir. Ya era un viaje peligroso, un virus no detendrá las caravanas migrantes que buscan mejores oportunidades, mismas que resultan ser atractivas al Estado, que en nuestro caso genera remesas de poco mas de 3,000 millones de dólares cada mes y aumentaron un 5% en el ejercicio del 2019 con relación al año anterior.

La migración no cambia en tiempos del Covid, el migrante siempre ha estado ahí, asumiendo riesgos, transculturizando la sociedad, transformando nuestra visión.

El mundo evoluciona y sobrevive no el más apto ni el más fuerte, sino aquel que se sabe adaptar mejor a las circunstancias, en este sentido, la migración no cambiará ni se transformará, mucho menos desaparecerá, sin duda, evolucionará.

A lo largo de la historia hemos preenciado el brote de distintas enfermedades que han cambiado los ciclos de vida y economía, así la que estamos viviendo no parece ser distinta, solo difiere en que estamos más informados, tenemos a nuestro alcance tecnologías diferentes, y sin duda, transforma el fenómeno migratorio, convirtiéndonos a todos en nuevos migrantes.

*El autor es director de Estrategias Jurídicas www.bufetedeabogadosej.com.mx

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo