Nuestros sitios
Compartir

#Tendencias2021. El pronóstico aún debe ser reservado; variables bajo la lupa

Por: Mauricio Reynoso* ⎮ Universo Capital Humano 30 Nov 2020
#Tendencias2021. El pronóstico aún debe ser reservado; variables bajo la lupa
De frente al cierre de año, la balanza es frágil y hay muchos factores a considerar en la planeación para el próximo año. Las empresas que le apuestan al crecimiento merecen nuestra congratulación sin reserva alguna.

Más vale tener presente que el 2021 es un año de pronóstico reservado.

Economistas, politólogos y analistas sociales no cuentan con suficiente información para determinar cuál será, a ciencia cierta, la evolución más probable de la crisis socioeconómica derivada de la pandemia de la covid-19. Sin embargo, como en una sala de terapia intensiva, la responsabilidad de ciudadanos y autoridades es abordar la compleja situación de manera integral, con un optimismo responsable.

Este video te puede interesar

Hoy, a diferencia del año pasado –cuando se desconocía la magnitud del fenómeno que nos esperaba a la vuelta de enero–, los gobiernos, las instituciones, las empresas y las personas conocemos las medidas básicas para protegernos y tenemos en las manos nueve meses de actuar bajo circunstancias insólitas y adversas. Esa experiencia es uno de los recursos claves para administrar los retos de 2021 y sus variables.

» El factor salud

Un punto a considerar es la evolución misma del coronavirus. Las proyecciones de organismos internacionales se basan en la consecución de más brotes de la pandemia. En el mismo tenor va la confirmación de una vacuna y/o un tratamiento terapéutico. De ambos factores dependerá que las actividades no esenciales comiencen a reanudarse y, con ello, las complejas redes que conforman las economías globales.

Desde luego, se da por hecho que las personas incorporaremos las medidas de higiene y prevención a nuestra cotidianidad. Las organizaciones Mundial de la Salud (OMS) y Panamericana de la Salud (OPS), así como otros organismos internacionales calculan que si al menos 50-65% de las personas se muestran cautelosas en sus interacciones físicas, eso bastaría para prevenir picos de contagio en los próximos dos años.

» Las políticas públicas

Si bien cada país tiene sus propias circunstancias, ya es posible analizar, en retrospectiva, cuáles han sido las medidas sanitarias y de estímulo económico más efectivas a lo largo y ancho del orbe.

Entre las acciones adoptadas por el gobierno mexicano se encuentra el apoyo a los ingresos, con pago anticipado de pensiones y apoyo financiero a trabajadores, mientras que algunos gobiernos estatales han implementado medidas fiscales como el aplazamiento o el descuento de ciertos impuestos.

Los organismos empresariales, a su vez, han planteado que las medidas federales son insuficientes. En todo caso, una mirada crítica a lo realizado dentro y fuera del país es indispensable para bosquejar los pasos a seguir en los meses próximos.

» Las cifras económicas

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que México es la cuarta economía más afectada por la pandemia entre los países del G20 (que generan 85% del PIB mundial). En su estudio Cierre de la economía en 2020 y perspectiva para 2021, Citibanamex calcula que los empleos perdidos en México por la pandemia se recuperarán hacia finales de 2022 o principios de 2023.

En el caso del Producto Interno Bruto (PIB), se estima que será hasta el 2025 cuando logre recuperarse al nivel de 2019, mientras que se espera que en 2021 el tipo de cambio alcance los 21.80 pesos por dólar y la mezcla de crudo mexicano llegue a 49 dólares por barril.

» Las empresas y el talento

En México, las medidas de protección al empleo pueden hacer que las empresas prefieran internalizar los costos sociales de los despidos, pero también pueden volverlas inflexibles en un entorno económico que exige gran adaptabilidad.

Por otra parte, la crisis aún no resuelta conlleva tres tareas irrenunciables al interior de cada organización: predecir resultados, diagnosticar problemas y determinar acciones.

Es en estas tareas donde se hace evidente el resquicio de esperanza tan necesario para esbozar escenarios y definir planes confiadamente. Pese a la crisis –o precisamente por ella–, el 2021 ofrece la oportunidad de transformar la gran experiencia acumulada en prácticas innovadoras y empáticas que prioricen lo más valioso que tenemos como empresas, como comunidades y como sociedades: las personas. Somos esa solución.

*El autor es Director General de la Asociación Mexicana en dirección de Recursos Humanos (@Amedirh_)

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo