Nuestros sitios
Compartir

Reestructuración de GM tendrá impacto reducido en sus fábricas mexicanas

Reestructuración de GM tendrá impacto reducido en sus fábricas mexicanas

El gigante automotriz no cierra ninguna línea de producción en las cuatro plantas que tiene en México, al contrario de lo que ocurre en Estados Unidos y Canadá. Sí habrá un impacto por el recorte del 15 por ciento de sus empleados en toda Norteamérica.


El ajuste que realizará General Motors para reducir la producción en cinco plantas de Norteamérica tendrá un efecto mínimo en México a partir del 2019:  la planta de Ramos Arizpe (Coahuila) deja de fabricar el vehículo Chevrolet Cruze pero pasará a ensamblar la SUV Blazer. Se desconoce el número de empleados que eliminará en nuestro país como parte de la reestructuración y la reducción de costos.

La automotriz de Detroit informó que la permanencia de sus plantas en México se mantendrá inamovible, aunque el ajuste a la baja de 15% de su fuerza de trabajo en la región de Norteamérica también impactará al país, sólo en el caso de personal eventual y de confianza.

Este video te puede interesar

Los anterior forma parte de una gran reestructuración en optimización de gastos de capital que anunció la automotriz y con la que busca lograr ahorros anuales en efectivo de aproximadamente 6,000 millones de dólares para finales del 2020 y con ello transitar a una era de ensamble de unidades eléctricas y autónomas.

Contrario al cierre de líneas de producción en plantas en Estados Unidos y Canadá, General Motors México producirá la Blazer en Ramos Arizpe, en sustitución de la Cruze, cuya producción en Estados Unidos desaparece.

La empresa estadounidense explicó que dejará de fabricar el modelo Cruze en México y Estados Unidos. Sin embargo, la planta mexicana, ubicada en Ramos Arizpe, no perderá producción porque fabricará la SUV Blazer.

General Motors posee una plantilla de 54,000 operadores en Norteamérica, de los cuales se eliminará 15%, es decir, 8,100 puestos. De éstos, el 25 por ciento son ejecutivos y el resto asalariados y contratistas, con el fin de adaptarse a las “condiciones cambiantes del mercado”.

De acuerdo con GM México se analiza el número de personal que dejará de formar parte de la empresa, por lo que se desconoce cuántos puestos de trabajo impactarán en nuestro país.

Datos de la automotriz refieren que en las cuatro plantas de GM instaladas en México (Ramos Arizpe, Coahuila; San Luis Potosí; Silao, Guanajuato; y Toluca, Estado de México) laboran 19,000 trabajadores de los 54,000 que suma Norteamérica. General Motors ensambló en México 805,758 autos en el 2017, 20.3% de la producción total (3.9 millones de autos)E

En un comunicado, May Barra, chairman y CEO de General Motors Company, precisó que “GM continúa tomando medidas proactivas para mejorar el desempeño general del negocio, incluyendo la reorganización de los equipos de desarrollo global de producto, la realineación de su capacidad de manufactura y la reducción de personal asalariado”.

Abundó que al cambiar las preferencias de los clientes en Estados Unidos y en respuesta a las disminuciones en el volumen de vehículos en el mercado, los productos futuros se asignarán a menos plantas el próximo año.

La producción en tres plantas que sufrirán ajustes son: Lordstown en Ohio, EU, que ya no ensmblará el Chevrolet Cruze;  Hamtramck Michigan, EU, que dejará de ensamblar los modelos Buick LaCrosse, Cadillac CT6 y Chrevolet Impala y Oshawa, en Ontario, que pierde la producción del Chrevrolet Impala y Cadillac XTS.

Además, en las plantas de componentes y propulsión, también se dejará de asignar producción a partir de 2019 a las plantas en White Marsh, Maryland y Operaciones de Transmisiones de Warren en Warren, Michigan.

La empresa está considerando reducciones de costos por 4,500 millones de dólares y un menor gasto anual de capital de casi 1,500 millones de dólares. Para ello, GM dijo que los recursos asignados a los programas de vehículos eléctricos y autónomos se duplicarán en los próximos dos años.

Trump y Trudeau reaccionan

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que está presionando a General Motors para que vuelva a producir en Ohio luego del anuncio de la automotriz de que cerrará una fábrica en dicho estado como parte de su plan de recorte de empleados y del cierre de varias instalaciones en el mundo. “Fui muy duro. Hablé con ella (Mary Barra). Tenemos mucha presión sobre ellos. Dicen que el Chevy Cruze no está vendiendo bien”, mencionó. “Yo dije: ‘Bueno, entonces tomen un automóvil que sí venda bien y vuelvan a producir’”, aseguró.

También el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se mostró “profundamente decepcionado” por la decisión de la empresa.

“Los trabajadores de GM han sido parte del corazón y alma de Oshawa por generaciones, y haremos todo lo posible para ayudarlos”.  (Con información de agencias)

lgonzalez@eleconomista.com.mx

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo