Nuestros sitios
Compartir

Protocolo para la labor de las trabajadoras del hogar en tiempos de Covid-19

Protocolo para la labor de las trabajadoras del hogar en tiempos de Covid-19
Establecer acuerdos previos con los empleadores, cambiarse la ropa al llegar al centro de trabajo y no hacer mezclas de productos de limpieza, son algunas de las recomendaciones para el retorno laboral.

Poco a poco, muchas trabajadoras del hogar regresan a su empleo. El avance del semáforo Covid-19 a naranja en diferentes entidades del país permite su retorno laboral. “Es de suma importancia que tomen las medidas necesarias para cuidar de sí mismas, de su familia y de las personas que les emplean”.

María Isidra Llanos Moreno, secretaria colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho), menciona que lo primero es establecer acuerdos con empleadores. Las circunstancias a su regreso son diferentes y habrá que hacer modificaciones al contrato.

Este video te puede interesar

Pero si no tienen uno, es el momento para hacerlo. Desde mayo del 2019, la Ley Federal Trabajo (LFT) obliga a quienes soliciten los servicios de las empleadas del hogar a firmar este documento. En él deben estipular la jornada de no más de 8 horas, las actividades y salario, entre otros puntos.

En su página electrónica, el Sinactraho tiene formatos del contrato disponibles para descarga. También la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) tiene uno en su página oficial.

En el nuevo acuerdo, dice Isidra Llanos, debe procurarse horarios de entrada y salida de modo que la empleada no se traslade en horas pico. La gran mayoría utiliza el transporte público, así que hay evitar que se expongan a aglomeraciones.

Otro punto que debe quedar claro es el manejo de los residuos sanitarios, como los cubrebocas o pañuelos desechables. El empleador debe depositarlos en una bolsa cerrada para la trabajadora no tenga contacto directo con ellos.

Las nuevas tareas y forma de limpieza también deben quedar claras y por escrito. “Limpiar y desinfectar la cocina, juguetes y mascotas toman muchísimo tiempo y no es posible terminarlo en una jornada de máximo 8 horas. Las empleadoras establecer sus prioridades”, apunta Isidra Llano.

Ocho puntos a tomar en cuenta 

  1. Rumbo al trabajo. Viajar con cubrebocas y careta. Así como gel antibacterial para desinfectarse las veces que sean necesarias.
  2. Al llegar al trabajo deben cambiarse de ropa o usar una bata limpia que les cubra bien. Si su modalidad de empleo es de entrada por salida y no les es posible dejar un cambio de ropa en esa casa, “llévenla en una bolsa extra bien protegida”, aconseja la dirigente sindical.
  3. Trabajar con equipo de protección personal (EPP).Usar siempre cubrebocas, caretas y guantes. “Todo esto lo debe proporcionar quien la emplee. Así como sus las herramientas de trabajo”.
  4. Lavarse constantemente las manos, cambiar el cubrebocas si lo han traído por muchas horas.
  5. Avisar si se tiene cualquier síntoma.Tanto empleadores como trabajadoras deben estar alerta ante cualquier síntoma de Covid-19.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) los tres principales síntomas para estar alerta son: que en los últimos 7 días presente tos, fiebre o dolor de cabeza. En niños menores de 5 años, en lugar de jaqueca podrían están irritables. Esos signos pueden ir acompañados de estos otros:

  • Dificultad para respirar (dato de alarma)
  • Dolor muscular
  • Dolor de garganta
  • Escurrimiento nasal
  • Ojos llorosos
  • Dolor en el pecho
  1. No revolver líquidos de limpieza.Hay empleadores que nos piden hacer mezclas, esperando que sean más efectivas en la eliminación del virus. Pero esto no es así, con una pequeña cantidad de cloro es suficiente”, dice Isidra Llanos. Al contrario, estas combinaciones podrían intoxicar a todos en la casa.
  2. Ventilar las áreas. Las medidas de confinamiento persisten, en tanto no se tenga un mejor control de la enfermedad. Si los empleadores también estén en casa es aún más necesario ventilar.
  3. ¿Llevar a niñas o niños? Muchas trabajadoras son jefas de familia y tienen hijos o hijas pequeñas. Algunas no cuentan con guardería porque su empleador no ha cumplido con su obligación de afiliarla al IMSS donde tendría ese servicio. Otras, tienen pequeños de más de 4 años, que ya no son aceptados en la guardería, pero no pueden quedarse solos.

“Es una carga emocional. Si están en la escuela, pues es más fácil. Pero ahorita los tengo que dejar con indicaciones, como no abrirle a nadie y no salirse”, detalla.

Isidra Chávez aconseja no llevarlos al trabajo, pues sería peligroso. “Por otro lado, de por sí es complicado para nosotras trabajar con el cubrebocas y la careta. Vigilar a nuestros hijos es más trabajo”.

Por ello, le hace un llamado a los empleadores a que afilien a las trabajadoras. “Es además una ventaja, porque si ellas se enferman, les libera del gasto de atención médica, éste lo absorbe el seguro”. Pero también señala que es necesario un sistema nacional de cuidados más allá de las guarderías del IMSS.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo