Nuestros sitios
Compartir

No se le puede exigir la vacuna a las personas para volver al trabajo: WEC

No se le puede exigir la vacuna a las personas para volver al trabajo: WEC
La presidenta de la Confederación Mundial del Empleo, Bettina Scheller, señala las tres medidas que las empresas deben mantener para un retorno seguro al trabajo: prevención, pruebas y rastreo de contactos.

En esta otra etapa de la pandemia de covid-19, donde los contagios conviven con las primeras dosis aplicadas de la vacuna, hay una “pregunta clave”: ¿qué deben hacer ahora las empresas con su personal? No hay una respuesta clara o definitiva, señala Bettina Scheller, presidenta de la Confederación Mundial del Empleo (WEC, por sus siglas en inglés).

“Vamos aprendiendo por observación. No podemos sentarnos en la esquina y esperar que todo esto pase, el daño que está causando a la humanidad es demasiado grande”, dice en entrevista. Pero exigir a las trabajadoras y a los trabajadores que se vacunen está descartado, subraya.

Este video te puede interesar

“En las democracias, el derecho a la privacidad y la libertad de decidir sobre su propio cuerpo” son fundamentales. Por otro lado, sin la vacuna, el riesgo de continuar propagando esta enfermedad que ha matado a casi 3 millones de personas en el mundo podría no aminorar. “Estamos ante un conflicto ético. Por eso tendremos que ir viendo” todos los ángulos de esta historia.

No hay una sola forma de proceder, porque, además, cada país tiene su propia estrategia de vacunación y sus posibilidades de acceder a este fármaco, explica. Tampoco se puede sugerir que existe un dilema sobre la exigencia de la vacunación si ni siquiera se cuenta con dosis para hacerlo, apunta.

“En Estados Unidos ya hay más gente vacunada que fallecida por la covid-19. Y hasta ahora, solamente en Israel se han presentado situaciones en las que no se permitió volver al sitio de trabajo sin estar vacunado. Pero no hay ningún otro país que haya establecido algo parecido”.

Además de la vacunación, “como sector de empleadores pensamos que idealmente se tienen que tomar tres medidas”, todas de manera simultánea: la prevención, las pruebas para detectar el virus y la trazabilidad. Nada nuevo, pero acciones que poco a poco se han ido dejando de lado, lamenta la especialista.

Apoyos, hasta que las finanzas aguanten

A más de un año del surgimiento de esto parecido a una catástrofe “vamos un poco en lo mismo. Pero hemos aprendido, hace 12 meses estábamos sorprendidos y esa primera reacción de cerrar sectores enteros es algo que se intenta ya no hacer”.

La economía no resistiría otro confinamiento de esa magnitud, conjetura. Las empresas no podrían sostenerse sin producir ni vender ni los gobiernos apoyándolas para evitar su cierre y el despido de millones de personas trabajadoras, agrega.

Al principio de la crisis, “en muchos países se crearon programas de soporte económico a empresas y a trabajadores, algo que no había visto a ese nivel”. Muchos gobiernos entendieron que había que proteger a la gente en el empleo “porque no era la culpa de ninguna empresa y menos de los trabajadores, por lo que había que crear instrumentos para mantener los puestos de trabajo”.

En otros países estos programas continúan, como en Estados Unidos. En marzo pasado el Congreso aprobó el plan de estímulos económicos del presidente Joe Biden por 1.9 billones de dólares para apoyar a empresas y trabajadores.

“Veremos cuál será el impacto. Mucha gente se quedará fuera del mercado laboral porque recibirá más dinero de estos instrumentos de soporte” que en empleos con bajos salarios debido a la crisis. “Ya veremos cuáles son los países que podrán seguir ofreciendo este casi lujo; en un momento sus finanzas ya no podrán más”.

Prevención, pruebas y trazabilidad

Lo que queda, en tanto avanza la vacunación de las poblaciones es continuar con las medidas de prevención, apunta Bettina Scheller. Lavado de manos, uso de cubrebocas y sana distancia se recitan de memoria, pero por momentos podrían obviarse y no hay que permitirlo.

Es necesario también continuar aplicando las pruebas de detección del virus de manera constante. “Esto dependerá de la disponibilidad en cada país, pero también del sector de la economía”.

Por último, señala, es importante no dejar de lado la trazabilidad. “Se ha dejado de hablar de ello”, pero no es más que seguir la ruta de los contagios, identificar las personas con las que se ha tenido contacto para evitar una mayor propagación. “Esto es clave porque permite tomar decisiones dentro de las empresas”.

Junto con la vacuna, estas tres medidas “son prioritarias para volver al trabajo, para poner la economía en marcha de nuevo”.
Para la presidenta de la WEC esta crisis dejará clara la importancia de la salud y la higiene laborales relacionadas con el puesto de trabajo. “Para cada empleador, ya sea del gobierno o de la iniciativa privada, esto debe ser el punto de partida, no hay que subestimarlo”.

Otro elemento que heredará esta pandemia “es la flexibilidad, que va junto con la seguridad”. Es decir, no sólo la manera cómo se trabaja, sino todo lo que tiene que ver con el sitio de trabajo, ya sea el centro laboral, la casa o algún lugar remoto, como las calles.

“Un país que quiere crear las condiciones para que todos encuentren empleo tiene que crear un marco regulatorio donde varios contratos tengan lugar. Ya no bastan las leyes para los trabajos directos y bien definidos”, o al menos concebidos desde la vieja normalidad, apunta. La nuevas reglas deben garantizar que estos empleos vayan acompañados de beneficios y de seguridad social, apunta.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo