Nuestros sitios
Compartir

Medicina y educación, áreas en las que domina el talento femenino

Medicina y educación, áreas en las que domina el talento femenino
Docencia, medicina y enfermería. En estas profesiones las trabajadoras tienen más posibilidades de tener un salario justo, además de seguridad social.

En América Latina, tres de cada cuatro docentes son profesoras. En la enfermería, 90% son mujeres y también lo es más de la mitad de la plantilla médica, de acuerdo con información del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Además de señalar que esos empleos en su mayoría son ejercidos por mujeres, el organismo indica que son “de buena calidad” para ellas. Y no es porque no haya brecha salarial, sino porque es una de las más reducidas respecto a otros trabajos.

Este video te puede interesar

Es decir, en Latinoamérica y el Caribe, al igual que en otras partes del mundo, las mujeres ganan menos que los hombres por hacer el mismo trabajo. A pesar del progreso, sigue habiendo grandes diferencias entre los salarios que perciben ellas y ellos.

Mientras que en promedio, según el BID, en gran parte de los empleos los hombres ganan 28% más, en el caso de los médicos su ingreso es hasta 22% más que sus colegas. Los maestros ganan hasta 12% más y en la enfermería no hay diferencia.

Estabilidad económica y seguridad social

Oro aspecto por el que el BID dice que estas profesiones son buenas para las mujeres es que cada vez son mejor pagadas. Por ejemplo, en México, en el año 2000, un contador ganaba 42% más que un maestro. Para 2015 la diferencia se acortó y percibía 23% más.

De todas las trabajadoras con educación postsecundaria de Latinoamérica, 22% trabaja en la educación o en la salud. Entonces, los aumentos salariales a maestros, médicos y enfermeros de los últimos 15 años han beneficiado principalmente a las mujeres porque son ellas quienes más ejercen esos trabajos.

Además del salario, los empleos en educación y salud tienen otras ventajas importantes, como la seguridad social. En promedio, 89% de los maestros, 84% de los médicos y 86% del personal de enfermería en América Latina y el Caribe tienen este beneficio.

Esto significa que profesoras, médicas y enfermeras tienen mayor probabilidad de percibir una pensión en la vejez que las ingenieras, las abogadas, las periodistas o las contadoras, según el organismo internacional.

Otra ventaja para las profesoras es que gozan de un periodo vacacional más amplio que muchas otras ocupaciones. “Se mire como se mire”, subraya el BID, “los trabajos en educación y salud son –y seguirán siendo– buenos en especial para las mujeres”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo