Mundo del Trabajo Leyes y Gobierno

MUNDO DEL TRABAJO

Las 10 habilidades blandas más demandadas para el trabajo post pandemia

Los entornos de incertidumbre y crisis demandan un retorno al aspecto humano para salir adelante en los centros de trabajo en el que las habilidades blandas se vuelven más relevantes dentro de las organizaciones.

Escrito por: Gerardo Hernández

En tiempos de crisis, los trabajadores se enfrentan a un escenario laboral complicado: demanda de productividad e incertidumbre creciente. Es decir, no puedes dejar de ser productivo, pero al mismo tiempo estás preocupado por lo que puede venir a futuro.

Esta combinación implica un retorno al aspecto humano para poder sobrellevar la crisis, en el cual las habilidades blandas tienen que potenciarse, opina Natalia Devia, directora general de Natal de Vida Consultorías.

Este video te puede interesar

“Estamos casi que con una dinámica similar a la que ocurre en las guerras, donde nos resguardamos, protegemos, pero al mismo tiempo tenemos que ser productivos. Esto obliga a que nosotros tengamos que trabajar en nosotros mismos para procurar un ambiente amable dentro de la misma sinergia profesional”, expone.

Además, en un contexto cada vez más automatizado, las habilidades blandas son importantes para que los trabajadores encuentren más oportunidades que amenazas en la adopción de tecnología en las empresas. “Tenemos que pensar que, acorde a las circunstancias que estamos viendo, podría darse un tema de crecimiento económico que no esté acompañado de generación de empleo. Por tanto, nuestro aporte a nivel personal es clave”, expresó la especialista.

Un retorno al aspecto humano implica un mejor desarrollo de competencias socioemocionales y de comunicación. Natalia Devia comparte 10 habilidades blandas clave que se deben tener para sortear tiempos de crisis:

1. Adaptación al cambio

¿Cómo sortear un entorno de incertidumbre sin saber adaptarnos a los cambios? Los mercados se transforman siempre y con esta transformación vienen cambios. En medio de la crisis, se requiere capacidad para adaptarse rápida y efectivamente a las circunstancias que se presentan.

“Las personas deben ser capaces de acoplarse a los nuevos procesos, rutinas, a ser flexibles y realistas”.

2. Espíritu colaborativo

En tiempos de crisis, una actitud individualista sirve de poco para salir adelante. Mayores desafíos demandan de mayor trabajo en equipo, dos cabezas piensan mejor que una. Por ello, la colaboración y cooperación juegan un rol fundamental.

“Se necesitan personas serviciales, capaces de brindar soporte a su equipo de trabajo, que sean capaces de ayudar a sus compañeros y jefes, que comprendan que los resultados se deben dar en equipo”.

3. Comunicación digital

La implementación de tecnología viene acompañada de nuevos retos para comunicar. Hay personas que son muy buenas comunicando en un entorno tradicional de trabajo, pero no lo mismo en un terreno digital, explica la especialista.

Los tiempos de crisis ponen énfasis en la necesidad de colaboradores capaces de comunicar de manera rápida y concreta sus ideas, con la misma velocidad en la que funcionan los medios digitales. “Contar con facilidad para expresarse a través de una pantalla, de conocer herramientas tecnológicas para comunicar, de poder, incluso, prospectar, subir contenidos, hacer presentaciones efectivas generando valor a su trabajo”.

4. Creatividad e innovación

¿Cómo enfrentar una crisis sin ser creativo e innovar? Los cambios en el mercado demandan ambas habilidades en el talento para no quedarse atrás en la transformación.

“Tener una menta abierta para poder generar nuevas ideas. Hacer propuestas disruptivas utilizando herramientas digitales, proponiendo formas distintas para trabajar, generando ideas de fácil aplicación a la realidad”.

5. Eficiencia y orden

Difícilmente una crisis se puede sortear sin un orden en los tiempos. Entornos de incertidumbre requieren que el talento sea más organizado para enfocarse en lo que aporte más valor y evitar gastar tanto tiempo en cosas que no ayudarán al crecimiento personal, profesional y organizacional.

“Buen manejo del tiempo, gestionándolo de manera adecuada; ser capaces de dinamizar el trabajo con el uso de la tecnología, que permitan el seguimiento de cronogramas y proyectos, para aprovechar el tiempo y ser productivos”, expone Natalia Devia.

6. Empatía y tolerancia

Cada persona vive una crisis diferente, aunque todos pueden estar enfrentando un entorno de incertidumbre, cada realidad es distinta. Es importante tener en cuenta esto y ser muy empáticos con los colaboradores y compañeros de trabajo.

“Es importante entender sus circunstancias, ponerse en sus zapatos y entender que, en tiempos de crisis, el ánimo puede variar y las emociones pueden estar a flor de piel. Hay que comprender que, en muchas ocasiones, el trabajo desde casa implica el ser productivo, con la familia allí, tarea que a veces puede resultar agotadora”.

7. Resiliencia

Esta es quizá la habilidad blanda más complicada de desarrollar, en la opinión de la especialista. La resiliencia es importante porque es la capacidad que tiene la persona de adaptarse a los cambios y generar resultados después de enfrentar problemas.

“Asimismo, que la persona esté en capacidad de aprender de sus errores, logrando optimizar los procesos a partir de la experiencia de vida”.

8. Inteligencia emocional

El ser humano tiene sentimientos, reacciona ante cualquier circunstancia. En los tiempos de crisis, las respuestas no siempre son positivas y una buena gestión de las emociones ayudará a mejorar tanto el entorno personal como laboral.

“Tener una comprensión de que su estado de ánimo y sus emociones tienen una repercusión dentro del trabajo y que debe regularlas para procurar un ambiente amigable y eficiente en la empresa”.

9. Liderazgo

Enfrentar la crisis no es fácil si no se cuenta con buen liderazgo y en tiempos de crisis, podemos ser líderes de nuestro propio trabajo, más si hablamos de un contexto de home office.

“Es importante empoderarse de manera positiva dentro del equipo de trabajo. De hecho, hoy en día, con el trabajo desde casa somos responsables de los procesos y de nuestros resultados. Para ello, es importante la automotivación y para quienes manejan equipos, el saber dirigir e influir de manera asertiva”, recomienda Devia.

10. Ética laboral

Esta habilidad blanda siempre es importante, pero en tiempos de crisis se vuelve más relevante porque se enfrentan muchos desafíos que no se pueden sortear si las personas no son responsables y profesionales en su trabajo, con una ética sólida.

“El compromiso, los valores, el trabajar a consciencia, ser puntual y transparente en las entregas de informes, en las estrategias aplicadas, tener iniciativa y ser capaz de reconocer los errores. Hacerse responsable de los resultados, ser determinados y buscar la excelencia en las tareas asignadas”.

¿Por qué estas 10 habilidades?

La directora general de Nata de Vida Consultorías considera que el desarrollo de estas 10 habilidades blandas implica sacar la mejor parte como colaborador. Se deja un poco de lado el sentido de competencia, para transitar a una mayor colaboración, donde el trabajo en conjunto hace que las cosas sean más fáciles.

“Esto es una oportunidad muy bonita para poder mostrar que somos humanos y que de esa manera también podemos dar resultados”, agrega Natalia Devia.

Además, estas habilidades blandas no sólo ayudan a sortear una crisis, también son importantes para un entorno sin incertidumbre.

Para finalizar, la especialista destaca que el confinamiento es una buena oportunidad para que las personas se autoevalúen en estas habilidades y desarrollen las que les hagan falta.

CONOCE Y DESCARGA GRATIS EL ARTÍCULO COMPLETO
Descarga AQUÍ el artículo completo y descubre descubre 15 razones por las cuales los empleados renuncia y cómo evitarlo. ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?
Notas Relacionadas