Nuestros sitios
Compartir

Juventud y liderazgo no están peleados, consejos para impulsarlo en las empresas

Por: Universo Capital Humano 31 Ene 2021
Juventud y liderazgo no están peleados, consejos para impulsarlo en las empresas
En tiempos de crisis, el reto de mantener el liderazgo puede parecer mayor, ya que la incertidumbre que suele reinar puede impactar el desempeño y la confianza, incluso de aquéllos que suelen llevar la batuta sin problema.

La Asamblea General de Naciones Unidas designó el 12 de agosto de cada año como Día Internacional de la Juventud desde hace un poco más de dos décadas. Lo hizo para promover el importante rol que tienen los jóvenes dentro de los procesos de transformación en ámbitos como el político, económico y social, además de poner en perspectiva los desafíos a los que se enfrentan.

Actualmente, son muchos los jóvenes que se desempeñan en puestos clave de gobiernos y empresas, y que dirigen una transición en los diferentes niveles de liderazgo.

Este video te puede interesar

En tiempos de crisis, el reto de mantener el liderazgo puede parecer mayor, ya que la incertidumbre que suele reinar puede impactar el desempeño y la confianza en nosotros mismos, incluso de aquéllos que suelen llevar la batuta sin problema.

Lo cierto es que este tipo de situaciones complejas, lejos de ser un obstáculo, pueden servir para crecer si se sabe aprender de la situación, además de fortalecer la imagen de un líder frente a su equipo.

¿Cómo ganar la confianza de las personas?

En momentos como los que estamos viviendo, lo más importante es apostarle a la agilidad antes que a tener resultados perfectos. Enfrentar los desafíos que van apareciendo y resolverlos paso a paso, desarrollará la confianza del grupo u organización en el líder y comenzarán a considerarlo como tal.

Para ello, ofrezco tres consejos:

  1. Evitar las distracciones: Intentar priorizar los pendientes y enfocar el esfuerzo de forma estratégica. Una buena forma para hacerlo es tomar pequeñas pausas durante el día que ayudarán a evaluar si el esfuerzo está encaminado de forma correcta.
  2. Un buen líder también necesita consejo: Evitar creer que todo está bajo control cuando no es así, es básico. Con ello se podrán lograr objetivos y mejor aún si para ese logro se escuchan diferentes visiones de parte de tu equipo. La prioridad debe ser sacar el trabajo a flote antes que pensar en ganar reconocimiento o un aumento.
  3. La empatía es clave: Construir desde la base de la empatía y ofrecer ayuda a quienes la necesiten evitará que se tomen decisiones desde emociones como el miedo. Siempre es preferible tomar una decisión razonada, a una basada en sentimientos.

Aunado a estos tres pilares, se deben tener en cuenta otros consejos que pueden ayudar a fortalecer la confianza en el liderazgo propio, lo que le sirve a los jóvenes para fortalecer su seguridad y convertirse en factor de transformación:

» Pensar de forma optimista: Hacerlo atraerá energía positiva necesaria para lograr resultados y así contagiar de este a quienes trabajan en el equipo. Además, mantenerse agradecido todos los días brinda paz y confianza.

» Recordar los logros: A lo largo de la vida profesional las personas afrontan retos y lidian con problemas, por ello una gran forma de recuperar la confianza en nuestro actuar es recordar otras dificultades que se han tenido que sortear y de las que se ha logrado salir.

» Tener claro el propósito: Realizar un breve diagnóstico para tener claridad de hacia dónde se quiere ir puede ser de mucha ayuda. Se debe tener claro cuáles son los valores personales y a dónde se quiere llegar.

» Hacerlo uno mismo: Se debe intentar tomar decisiones sin depender de otras personas. Es importante tener la iniciativa y la responsabilidad final en la toma de decisiones. Apostar por uno mismo puede permitir tener mayor seguridad del resultado que se obtendrá.

» Salir de la zona de confort: En situaciones excepcionales hay que resolver las cosas de forma diferente, no de la misma forma en que se hacía. Intentar andar por nuevos caminos puede ser un acierto para resolver retos. Al sentirse cómodo en estos caminos, se podrá mover de forma más sencilla y con menos estrés.

» Resolver dudas: Todas las personas necesitan consejos y orientación y nadie está obligado a saber todas las respuestas de un día para el otro, creer lo contrario puede alejar a un líder del camino del éxito.

» ¿Cómo se desea ser recordado?: Al estar al frente de un equipo, uno se debe preguntar cómo desea que lo recuerden. Una gran forma de mantenerse motivado es pensar en el ejemplo que se le dará a los compañeros con el paso de la crisis. Se debe tomar como un impulso para mantenerse resiliente, aunque pueda parecer un peso extra.

» Conocer nuestras debilidades: Saber en qué se es bueno es igual de importante que conocer las debilidades. Se debe profundizar en los aspectos que se deben trabajar para minimizar el impacto de un error hasta convertirlo en fortaleza.

» Aprendizaje continuo y constante: Un buen líder nunca debe dejar de aprender y de obtener mayor conocimiento dentro de su rubro. Siempre hay que mantenerse en busca de un libro, de un webinar o un curso que nos ayude a convertirnos en líderes más productivos y eficientes por medio del fortalecimiento y adquisición de nuevo conocimiento.

» No compararnos con otras personas: Enfocarse en los logros propios y no perderlos de vista es lo que hará la diferencia, no ponerse a pensar en sí otros lo están haciendo mejor.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo