Nuestros sitios
Compartir

Home office, modalidad laboral “elitista” y sólo para unos cuantos trabajadores

Home office, modalidad laboral “elitista” y sólo para unos cuantos trabajadores
El teletrabajo aún está lejos de ser una modalidad generalizada en México, pues es una realidad sólo para 17% de las ocupaciones y el beneficio se extiende principalmente a los colaboradores mejor pagados.

El home office se aceleró con la pandemia, pero esta modalidad no ha sido para todos y ha privilegiado a los trabajadores con ingresos más altos y mejor formación. El teletrabajo puede acrecentar la brecha de desigualdades y vulnerabilidad en la fuerza laboral, advierte la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

En nuestro país, según la Cepal, sólo el 17% de los trabajadores se desempeña en actividades que pueden realizarse de forma remota. En América Latina el potencial de ocupaciones que pueden teletrabajar es condicionado por el nivel de informalidad, que al menos en México, cubre a la mitad de la fuerza laboral.

Este video te puede interesar

Una parte de la realidad del mercado laboral, es que el teletrabajo ha tenido un mayor alcance gracias a la pandemia; la otra, es que la posibilidad de trabajar desde casa está ligada a las posiciones con mejores remuneraciones y trabajadores con mejor formación, destaca el organismo internacional. En los empleos mejor pagados, entre 60 y 80% de las personas puede teletrabajar, proporción que se reduce a 5% en los trabajos con menor nivel salarial.

Es decir, entre más ganas y más preparado estás, mayor posibilidad de hacer home office; entre menor sueldo y formación, menos probabilidades de teletrabajar, resalta.

“En una sociedad como México, el ‘work for home’ es quizá una de las cosas más elitistas que puede haber, porque parte de tres principios: que la persona tiene hogar, que tiene un espacio para trabajar y que tiene la tecnología y el espacio emocional para trabajar”, comentó Juan Domínguez, director corporativo de Recursos Humanos de Citibanamex.

Visualizar el trabajo desde casa como una modalidad fácil y generalizada, es omitir que la mayoría de la fuerza laboral en México no puede hacer teletrabajo, expresó el especialista. “El ‘work for home’ es un concepto netamente de élite, es un concepto de clases”, afirmó el directivo durante la presentación de un estudio sobre los desafíos de las áreas de Recursos Humanos en la pandemia, liderado por ThePowerMBA.

En el reporte Universalizar el acceso a las tecnologías digitales para enfrentar el impacto del Covid-19 de la Cepal, se destaca que en los meses de mayor confinamiento social por la pandemia el impacto fue mayor para las personas que no pueden trabajar desde casa, ellos fueron los trabajadores que estuvieron más expuestos, porque en algunos casos, sus actividades se calificaron como esenciales.

Además, la reactivación económica ha privilegiado “ocupaciones de salarios más bajos que no se pueden desarrollar desde casa”, se expone en el estudio.

Brecha más amplia

Al respecto, Alfonso Bouzas, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, consideró que el teletrabajo abre más la brecha entre los trabajadores menos capacitados y los que tienen una mejor formación.

“El trabajador que se capacite y que labore en home office, seguramente ganará más o tendrá algún tipo de privilegios en las condiciones de trabajo, que no alcanzará el trabajador tradicional, cuya actividad cada vez va a ser más prescindible”, dice en entrevista Alfonso Bouzas.

Pensar en todos los cambios que traerá el teletrabajo es bueno, pero sin perder de vista que hay muchos otros desafíos que tiene el mercado laboral y que alcanzan a cubrir a un mayor número de trabajadores, acota el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Desde la perspectiva de Siegfred Seedorf, especialista en Recursos Humanos y Economía de la Universidad La Salle, el teletrabajo es “selectivo”, porque tiene una tendencia hacia actividades administrativas y con un grado de especialización.

“No es lo mismo una persona que está laborando en una planta en una línea de producción a una persona que está haciendo un análisis de los resultados de la empresa. Entonces, sí nos lleva a un marco selectivo y la persona que tiene mayores ingresos, es por lo general la persona que desarrolla trabajos administrativos”, comenta Siegfred Seedorf.

En flexibilidad, pero sin piso parejo

El especialista de la Universidad La Salle afirma que la brecha no es sólo entre trabajadores presenciales y remotos, tampoco en la actualidad hay un piso parejo entre teletrabajadores.

“Tiene que haber una mejor cobertura de internet, que realmente llegue a todas las casas, muchos no pudieron hacer home office, porque en su casa no tenían servicios de internet. Cuando los trabajadores no tienen internet o un amplio de banda suficientemente bueno para hacer su trabajo en casa, le causa gastos extras al empleado y ahí, como dice la Cepal, se empieza a ver una segregación entre los trabajos más remunerados con los menos remunerados”, explica Seedorf.

En esa misma línea, Alfonso Bouzas expresa que el trato diferenciado entre propios teletrabajadores violenta el principio de igualdad en el trabajo.

De acuerdo con una encuesta de Mercer, el 60% de las empresas en México dejará el modelo tradicional de trabajo para transitar a “oficinas flexibles”, con home office, horarios escalonados, trabajo por objetivos y días de descanso elegidos por el trabajador.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo