Nuestros sitios
Compartir

Fraude, un acto habitual para 2 de cada 10 trabajadores mexicanos

Fraude, un acto habitual para 2 de cada 10 trabajadores mexicanos
La ética de los colaboradores influye en el éxito de la empresa, pero también en el fracaso. Para el 23% de los trabajadores mexicanos el fraude es algo común.

Si bien es cierto que la capacitación en competencias técnicas y habilidades blandas son importantes para el crecimiento de la empresa, ahora las organizaciones también deben poner atención en la ética de los colaboradores, porque los actos de corrupción son normalizados por algunos trabajadores. Por ejemplo, para el 23% del talento mexicano, el fraude es un acto habitual.

De acuerdo a la encuesta Tendencias de Honestidad en Latinoamérica, elaborada por Amitai, en nuestro país el 16% de los colaboradores justicia el robo y a nivel regional, el 23% de los empleados reconoce que en su empresa el soborno es una práctica habitual porque es permitida por los directivos.

Este video te puede interesar

En ese sentido, los directivos deben ser los principales ejemplos de adopción de valores y de una cultura organizacional sana. Así lo percibe el 35% de los encuestados en el sector público y el 31% de las voces del sector privado, quienes aseguran que los líderes deben predicar con el ejemplo de forma activa y constante.

Además, el capital humano en Latinoamérica la integridad de una empresa depende de los siguientes factores:

  • 31% considera importante predicar con el ejemplo
  • 27% asegura que se debe crear un entorno de confianza en el centro de trabajo
  • 19% afirma que el apoyo al empleado ante un problema sirve para la integridad de la empresa
  • 15% apuesta por conservar la conformidad dentro de la organización
  • 8% dice que los códigos de ética contribuyen a combatir la corrupción

En México el costo de la corrupción equivale a 9% del producto interno bruto, de acuerdo con cifras oficiales, sin incluir el costo de actos de corrupción en empresas privadas, por lo que el impacto de esta problemática en el país podría equivaler al doble, puntualizó Fernando Senties, director de Amitai.

Seties asegura que el lugar de trabajo es donde se realizan más actos de corrupción, sobornos y actos de deshonestidad, por lo que es urgente que los líderes promuevan e implementen códigos de ética y refuercen el cumplimiento de estas normas entre sus directores.

“Si el acto de corrupción es cometido por un superior, la tendencia es que esta mala práctica se convierta en algo aceptable”.

El especialista comenta que combatir la corrupción sólo es posible si México mejora sus leyes y su sistema de impartición de justicia.

“Nuestro país no requiere más y mejores leyes que nos ayuden a combatir la corrupción. Lo que hace falta es una correcta aplicación de las que ya existen, pues solo se castigan del 2 al 4% de todos los delitos, incluida la corrupción. De esta manera, la impunidad se convierte en un estímulo, de manera particular para el sector privado”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo