Nuestros sitios
Compartir

El acceso por cuerdas, cuando trabajas colgado de una soga

El acceso por cuerdas, cuando trabajas colgado de una soga

Unas 6 mil personas en México se ganan la vida trabajando en la altura colgadas de un sistema con cuerdas. La Asociación Mexicana de Técnicos en Acceso por Cuerdas considera que las normas técnicas oficiales existentes para los equipos de protección no son lo suficientemente estrictas para garantizar la seguridad de los operarios.

 


Gabriel es encargado del equipo de limpiadores de cristales de altura en Ciudad de México de Stesso, una empresa especializada en servicios de limpieza. Desde pequeño, quiso ser futbolista pero al mismo tiempo tenía el deseo de colgarse de un edificio. Les tiene miedo a las serpientes y no las puede ver ni siquiera a través de un cristal. Sin embargo,  las alturas no le dan miedo.

“Cuando estoy colgado a 50 metros de altura, miro hacia abajo y veo cómo la gente se toma un tiempo para observarnos y con una cara de ‘¿qué haces ahí? ¡Bájate!’. En varias ocasiones las personas se han acercado a felicitarme por la valentía y esa es una de las mejores experiencias que he tenido”, recuerda.

Este video te puede interesar

Gabriel ha limpiado cristales a alturas superiores a 100 metros. Antes de suspenderse, suele persignarse y pedir a Dios que su trabajo salga bien. Al principio, su familia le pedía que dejara su empleo. Ahora, después de 7 años, han entendido que estar a más de 15 metros de altura es su pasión.

Los trabajos de alturas son todos aquellos que se realizan a un nivel mayor de 1.80 metros sobre el suelo, según la Norma Oficial mexicana 009 (NOM-009-STPS-2011) Entre las distintas técnicas para trabajar en alturas está el acceso por cuerdas, una actividad en la que la suspensión se hace únicamente con sogas.

La Asociación Mexicana de Técnicos en Acceso por Cuerdas (Amtac) estima que en México unas 6 mil personas trabajan con este sistema. La organización está integrada por 12 empresas que prestan este tipo de servicios.

Prohibido llegar desvelado

El salario de los limpiadores de cristales de altura en Setesso es de aproximadamente 10 mil pesos mensuales fijos, aunque no haya trabajo durante todo un  mes. “Cuando salen de la ciudad ellos llevan viáticos para comida y hospedajes. El descanso es importante para ellos. No pueden llegar desvelados o ‘crudos’ porque literalmente su vida pende de un hilo”, asegura Luis Vega, director comercial de Stesso.

La Amtac afirma que los salarios de trabajadores de acceso por cuerdas van de los 8 mil a 48 mil pesos mensuales. La remuneración depende básicamente del tipo de actividad que realizan. “Hay quienes piensan que el sólo hecho de colgarse implica ganar mucho dinero, pero eso sólo es una técnica para hacer otro trabajo: pegar silicon, soldar, perforar para poner unos taquetes que sean resistentes, en ese sentido es la remuneración del trabajo”, explica Eduardo Tello, presidente de la Amtac.

Tello afirma que no existe un límite para la altura en la que puedan suspenderse. Cuando el trabajador está bien capacitado, cumple con las medidas de seguridad y la empresa proporciona equipo de calidad, no corre riesgos, enfatiza.

Cuando empezó operaciones, Trabajos en Altura (Tral) intentó reclutar en la creciente comunidad de escaladores deportivos en México, pero la empresa desistió porque muchos de ellos no sabían un oficio.

Plataformas petroleras

En las plataformas petroleras, el sistema de acceso por cuerdas se utiliza para efectuar tareas como pintura, aplicación de anticorrosivos, retiro de fauna marina en la estructura, cambio de válvulas y sensores y pruebas no destructivas para verificar el estado de la estructura. “Estos son trabajos que se hacen con las cuerdas, pero implica que el personal tenga otra clase de conocimientos”, dice el presidente de la Amtac.

Para que sus trabajadores se cuelguen con equipos (arneses, mosquetones, cuerdas, casco) seguros y certificados, una  empresa tiene que invertir unos 50 mil pesos por colaborador, considera la Amtac. No basta con una cuerda gruesa; las cuerdas ideales para suspensión son las que distribuyen la energía en caso de un accidente para evitar que el punto de anclaje reciba el impacto y se rompa.

La norma oficial mexicana 009 que establece las condiciones de seguridad para realizar trabajos en altura no detalla el tipo de arnés, casco o cuerda, entre otros puntos, comenta Eduardo Tello.

Normas deficientes

Esta falta de especificaciones hace que las medidas de seguridad queden sujetas a la buena fe de las empresas. Si uno quiere cumplir con las normas oficiales para el equipo de seguridad basta con comprarlo en cualquier tlapalería, afirma Tello.

Las personas con problemas de equilibrio y/o de oído, enfermedades cardíacas, diabetes y problemas en la columna no pueden trabajar en alturas, apunta Eduardo Tello.

La Amtac está impulsando una norma oficial mexicana específica para el acceso por cuerda. Hay una diferencia entre el acceso por cuerda y los trabajos de alturas donde se usan plataformas o andamios, aclara el presidente de la organización.

Gabriel, integrante del equipo de seis limpiadores de cristales de altura que trabajan para Stesso en Ciudad de México explica que  además del seguro social, la empresa les proporciona seguros de vida y de gastos funerarios.

“Cuando estoy arriba, estoy concentrado en lo que hago porque aquí, un pestañeo te puede costar la vida. Si tengo el tiempo de poder observar la ciudad, lo hago. Tampoco es tan rígido, arriba platicamos o contamos chistes, como si fuera un trabajo en el suelo. Hay ocasiones que he transmitido en vivo por Facebook”, comenta el colaborador de Stesso.

Los limpiadores pueden trabajar entre 5 y 8 horas al día, dependiendo la altura y cantidad y tamaño de cristales de los edificios. La temporada de mayor trabajo es de enero a junio cuando hay menos lluvias.

Columpio o hamaca

Para limpiar los cristales exteriores existen dos métodos: sobre un columpio, una tabla que se usa como silla en la que sólo puede estar una persona con su material (cubeta de agua, cepillo, franelas, jalador y limpiador de cristales) y no puede exceder los 100 kilos de peso o bien, en una hamaca, una base de acero con barandales, que soporta hasta dos personas con su equipo, siempre que no excedan los 300 kilos.

Los columpios o hamacas se amarran a una base de acero. Además, se usa una línea de vida, una cuerda con un amarre independiente al del columpio o hamaca, para que los limpiadores queden suspendidos en ella en caso de un accidente. La distancia de seguridad mínima entre dos trabajadores colgados en un columpio es de 4 metros.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo