Nuestros sitios
Compartir

¿Cómo identificar un ambiente laboral tóxico? Aquí los síntomas y la vacuna

¿Cómo identificar un ambiente laboral tóxico? Aquí los síntomas y la vacuna
Conductas como la apatía, la falta de compromiso, las luchas internas y el ausentismo, entre otras, pueden ser síntomas de un clima organizacional dañino para los colaboradores y el desarrollo del negocio.

Ante un panorama de recuperación económica para las empresas, el compromiso de los colaboradores es indispensable para reactivar el negocio. Es por esta razón que los ambientes organizacionales saludables son importantes para conseguir los objetivos programados.

Un ambiente organizacional tóxico no es bueno ni para los trabajadores y mucho menos para las empresas. Especialistas coinciden en que los entornos de trabajo desfavorables explican la falta de conexión de los colaboradores con los objetivos de la organización y, por supuesto, la fuga de talento.

Este video te puede interesar

Hay algunos síntomas claros que indican que el entorno organizacional es desfavorable. Noemí Zozaya, cofundadora de Delivering Happiness México, engloba estas señales en lo que ha denominado las tres “D”:

1. Desilusión

Este síntoma se caracteriza por la ausencia de una conexión emocional con el trabajo, no hay compromiso interno y los colaboradores no están alineados con el propósito superior de la empresa.

“La desilusión se presenta con mayor frecuencia en las organizaciones que sólo buscan dividendos. Es decir, la única población a la que quieren beneficiar es a los dueños o a los accionistas, su mayor propósito es ganar dinero”, explica la especialista.

En este punto, los trabajadores son apáticos, están aburridos, enojados y con miedo.

2. Desinterés

Si el síntoma anterior no se atiende, se llega al desinterés. Éste se presenta porque el trabajador no se siente valorado ni por la empresa o los jefes; no percibe una preocupación genuina del empleador por su bienestar.

“Los colaboradores sienten que no son importantes para nadie y mucho menos para sus jefes. Que no tienen posibilidades de crecimiento, que su empresa no tiene un compromiso con la comunidad y sienten que su trabajo no tiene ningún significado”, detalla Noemí Zozaya.

El desinterés desencadena falta de compromiso de los trabajadores y son indiferentes a lo que pase con la organización. El radiopasillo está maximizado, las luchas internas y una colaboración baja son parte de la cotidianidad de la empresa.

3. Desorganización

El tercer síntoma de esta enfermedad llamada ambiente organizacional tóxico es una total desorganización. En este nivel, los valores corporativos no se viven, cada área tiene criterios diferentes para tomar decisiones.

“Si la empresa no promueve vivir los valores o los colaboradores no están alienados a los valores corporativos, cada quien rema por su parte”, advierte.

Una de las consecuencias de este síntoma es la violencia laboral, porque no se respetan los valores de la organización y cada departamento se preocupa únicamente de sus asuntos, la visión es individual y no holística.

Por su parte, Olivia Segura, directora de Asesoría en Capital Humano y Gestión de Talento de KPMG México, considera que el ausentismo y el presentismo son otras señales de que el ambiente organizacional no es favorable.

“La gente no está comprometida, no está trabajando, ni generando los resultados que se esperan. En muchos casos, esto se debe también a que no conocen cuáles son esos resultados esperados, ni las expectativas. La gente está confundida en algunos casos respecto a las prioridades”, dice Olivia Segura.

Para la especialista, la baja participación, la apatía e incluso cuando un trabajador comete muchos errores constantemente, todos estos indicadores son señales de un problema en el ambiente organizacional.

Acciones preventivas favorables

Olivia Segura opina que cuidar los ambientes organizacionales es de suma importancia, en especial en un contexto de reactivación del negocio, donde se requiere compromiso de los trabajadores.

“Cuando una organización no cuida a los colaboradores, no les brinda una buena experiencia y cree que con pagarles ya es suficiente, lo que sucede es que hay bajo compromiso y los colaboradores sólo están esperando otra oportunidad laboral para cambiarse de empresa”, puntualiza.

Noemí Zozaya, por su parte, considera que hay una solución para un ambiente organizacional tóxico, una vacuna efectiva: tener una cultura corporativa robusta, con un propósito superior más allá de generar ganancias.

“También, tener claro cuáles son los valores corporativos y que los vivan. Los valores son la brújula que nos indica cómo tomar decisiones correctas, nos alinea a una forma de pensar”, agrega.

En materia organizacional, la cofundadora de Delivering Happiness México asegura que estamos en la “era del propósito”, porque los colaboradores tienen más sensibilidad ante el impacto que pueden generar con sus acciones. “Por eso es importante ver, el impacto que nosotros tenemos en la empresa y cómo la empresa impacta a nuestra comunidad”.

En tanto, Olivia Segura resalta que el panorama actual demanda empleadores más cercanos con los colaboradores para convertir a los empleados en aliados de negocio.

“Hay que reflexionar en cómo en este momento podemos cuidar al talento; cuidando al talento podemos cuidar a la organización. Reforzar este vínculo que va a hacer que tengamos embajadores de marca en el mercado, que van a estar agradecidos y conscientes del esfuerzo que están haciendo las organizaciones para salir delante de la crisis”, agrega la especialista de KPMG México.

En México, promover los entornos organizacionales saludables es una de las nuevas obligaciones patronales establecidas en la NOM 035 sobre factores de riesgo psicosocial en el trabajo y que entrará en vigor de manera plena en octubre de este año.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo