Nuestros sitios
Compartir

Co-Madre, un coworking para mamás emprendedoras

Co-Madre, un coworking para mamás emprendedoras
El proyecto fue puesto en marcha para que las mamás emprendedoras o freelancers tengan un espacio para trabajar y cuidar de sus hijos al mismo tiempo.

Ser madre y trabajar no es una tarea sencilla. De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2017, 41.8% de las mamás solteras trabaja: 31.2% en el sector informal, 12.2% en el doméstico y 38.6% está inserto en empresas y negocios.

Para las mamás emprendedoras o que trabajan de freelance, encontrar un espacio para laborar y cuidar a sus hijos es complicado. Ante esta situación, surgió Co-madre, un coworking, un lugar hecho por y para mujeres.

Este video te puede interesar

La idea surgió cuando Paola Tabachnik, cofundadora de Co-Madre, se convirtió en mamá.

En entrevista con El Economista, Paola cuenta que trabajaba para un fondo de inversión, después creó su propia empresa de relaciones públicas; en ese entonces se casó y se embarazó, el negocio iba bien, pero a los tres meses de ser mamá terminó con el negocio. “No sé si era depresión posparto, pero decidí cerrar”.

Después decidió volver a trabajar desde casa, pero le era difícil concentrarse, entonces le propuso a su esposo rentar una casa, poner una ludoteca y contratar una pedagoga, para poder trabajar.

Le platicó la idea a sus amigas: Cris Rivero y María Galindo, quienes se sumaron al proyecto. Las tres empezaron en la sala de una casa, en la colonia Las Lomas, en la Ciudad de México, y después se mudaron a un espacio de 620 metros cuadrados, en Montes Urales, donde las mamás emprendedoras pueden llevar a sus hijos desde un mes de vida a tres años, y mientras ellas trabajan sus hijos aprenden.

Un espacio para relajarse

Co-Madre cuenta con una ludoteca, con pedagogas especializadas en niños y un quiet room, un lugar para cuando las mamás necesitan darle de comer al bebé, tomar café, un té o simplemente relajarse.

Las co-madres, como les nombran a los miembros de la comunidad, también tienen acceso a servicios de manicura y pedicura, esos pequeños detalles que hacen que las “mujeres puedan tener una vida equilibrada mientras continúan con su desarrollo profesional y maternal”, señala María Galindo.

Además, se brindan cursos y talleres enfocados en temas de crianza y alimentación de niños.

Crecimiento

A la fecha, Co-Madre tiene una comunidad de 150 mujeres, da empleo directo a siete mujeres y de manera indirecta a 170, aquellos aliados que ofrecen sus servicios en el coworking.

El coworking cuesta 6,800 pesos por una membresía anual, con la cual se tiene entrada libre al espacio y descuento en talleres, eventos, clases y servicios dentro y fuera de Co-Madre, señala María Galindo.

Una oficina privada, con internet, copias, acceso a cafetería, y cabinas telefónicas, tiene un costo de 6,350 al mes, o si se prefiere un espacio garantizado de en el área común, con un precio de 2,700 pesos mensuales por medio tiempo o 4,500 tiempo completo.

Co-Madre se encuentra en su etapa de expansión y adecuó el segundo piso del inmueble para que más mujeres puedan trabajar en el coworking.

Con estas nuevas 50 oficinas privadas, Co-Madre busca llegar a 500 miembros. Además, es un espacio inclusivo, pues los hombres también pueden acudir. “Lo que buscamos es que la mujer se pueda desarrollar profesionalmente, y eso incluye el mundo masculino. Una de las premisas es impulsar a la mujer para encontrar al mejor equipo y desarrollarse de la mejor manera”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo