Nuestros sitios
Compartir

Burócratas tendrán nuevas reglas para denunciar acoso sexual en el trabajo

Burócratas tendrán nuevas reglas para denunciar acoso sexual en el trabajo
En el primer semestre del 2019 se interpusieron 226 denuncias contra funcionarios públicos por acoso y hostigamiento sexual contra otras empleadas federales.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) actualizó el Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual. Estas reglas aplican para los trabajadores, de toda jerarquía, en el gobierno federal.

Esta nueva versión contempla la denuncia anónima. También prevé medidas de protección para las empleadas o empleados que hayan sido agredidos, como el cambio de horario o de área.

Este video te puede interesar

Este viernes 3 de enero, la SFP, a cargo de Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, publicó el protocolo en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Entrará en vigor a partir del 17 de febrero, es decir, 30 días hábiles después de que se dio a conocer en ese órgano de difusión.

Por primera vez, incluye conceptos como estereotipos de género o revictimización. Los menciona en diferentes procesos de la denuncia y ordena a los funcionarios a eliminarlos por completo a la hora de investigar y sancionar los casos.

De enero a junio de 2019 el gobierno federal recibió 226 denuncias de acoso y hostigamiento sexual cometido por funcionarios en contra de sus compañeras de trabajo, según informó Sandoval Ballesteros en noviembre pasado. De ellas, 128 fueron por acoso y 98 por hostigamiento.

El primer protocolo fue elaborado en 2016. Uno de los objetivos fue promover “un clima laboral libre de violencia en todas las dependencias y entidades de la administración pública federal”.

En ambos se prohíbe las represalias contra las trabajadoras que se atrevan a denunciar un acoso y hostigamiento. El temor a perder el empleo o que hagan más pesada su vida laboral inhibe a muchas a alzar la voz.

Derecho a cambio de área

El nuevo protocolo sugiere, como primer paso, acudir con la persona que la dependencia designó como consejera. Luego al Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés; al final el órgano interno de control dictará una resolución.

Pero en el numeral 23 subraya que no necesariamente tiene que ser en ese orden. Incluso, la víctima puede elegir otra vía que le parezca más adecuada, pues el hostigamiento sexual está tipificado en el Código Penal Federal.

El acoso sexual es una violencia “con connotación lasciva” de un compañero del mismo rango jerárquico. En el hostigamiento sexual hay una relación de subordinación de la víctima frente al agresor, es decir, su jefe.

Antes de explicar cada paso del proceso de denuncia, es necesario informar que este nuevo protocolo incluye medidas de protección, como:

  • Cambio de lugar dentro del centro de trabajo
  • Cambio de unidad administrativa
  • Cambio de horario de labores, ya sea a la trabajadora o al agresor
  • Autorización para que la trabajadora realice su labor fuera del centro de trabajo
  • Restricción del agresor para tener contacto o comunicación con el trabajador

Consejero

Todas las dependencias o entidades del gobierno federal están obligadas a designar a un consejero. Es la persona con la que la trabajadora o el trabajador podría tener el primer contacto.

Ayudará a redactar la denuncia, que debe ir firmada por la víctima, y la entregará al Comité de Ética.

Comité de ética

Cada dependencia federal debe contar con un Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés. Sus integrantes recibirán las denuncias por escrito, con el nombre de la denunciante. Aunque el nuevo protocolo les permite aceptar denuncias anónimas.

El Comité analizará el caso, revisará que cumplan los requisitos y los enviará a la autoridad investigadora. Otra novedad es que estos organismos pueden dar su opinión o recomendación a las autoridades investigadoras.

Investigación

Según cada dependencia, quienes se encargan de investigar los casos son los Órganos Internos de Control, la Auditoría Superior de la Federación o los organismos fiscalizadores estatales. Los funcionarios de esas áreas tienen la obligación de identificar si la agresión conlleva a algún tipo de riesgo laboral.

En esta ocasión la SPF indicó que la indagatoria se debe realizar “sin estereotipos de género y libre de discriminación, y sin prejuzgar sobre la veracidad de la denuncia”.

Al valorar las pruebas, deben “entender” que el recuento de los hechos podría tener variaciones cada vez que sean narrados. Esto, por la “naturaleza traumática” del acoso u hostigamiento.

Tienen que tomar en cuenta el contexto de la trabajadora. Es decir: edad, condición social, pertenencia a un grupo de atención prioritaria o históricamente discriminado, situación laboral y forma de contratación, entre otros.

Resolución

La unidad de responsabilidad administrativa o el Órgano Interno de Control de cada dependencia son quienes dictarán una resolución.

Es la primera vez que se les obliga a que, para llegar a un veredicto, identifiquen “situaciones de poder que, por cuestiones de género”, pongan a la trabajadora en desigualdad de circunstancias.

Debido a que funcionarios han reiterado el acoso u hostigamiento, esta vez el protocolo ordena que si reincide, la sanción será mayor.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo