Nuestros sitios
Compartir

Boleros, organilleros y artesanos de la CDMX piden seguridad social

Boleros, organilleros y artesanos de la CDMX piden seguridad social
Los trabajadores, contemplados como no asalariados, exigen poner fin a la discriminación laboral. A ellos se han sumado trovadores, cafeteros y hasta músicos norteños. 

Para que un bolero pueda trabajar en la vía pública de la capital del país debe saber leer y escribir. Si una artesana quiere vender sus creaciones debe contar con antecedentes de buena conducta. 

Los ingresos de estas personas rondan en los 2,000 pesos mensuales y no tienen ninguna prestación social ni económica. Por eso, aprovechando que los diputados locales de Morena propondrán una ley para regular el comercio en la vía pública y el trabajo informal, exigirán seguridad social. 

Este video te puede interesar

Según anunciaron los legisladores morenistas, en septiembre próximo iniciarán el “Parlamento a la calle”. Se trata de una serie de foros para escuchar a comerciantes, locatarios y otro tipo de trabajadores no asalariados. Así como a empresarios y vecinos. 

Con las conclusiones de los encuentros, según han indicado, diseñarán la ley reglamentaria del artículo 10 de la Constitución Política de la Ciudad de México, que trata sobre los trabajadores que no reciben un salario de un empleador.  

En esas consultas “tiene que quedar claro que el grupo de trabajadores no asalariados no es el mismo que, por ejemplo, los comerciantes ambulantes”, señaló Tania Espinoza Sánchez, coordinadora para la Ciudad de México de Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (Wiego, por sus siglas en inglés).

Tras participar en una rueda de prensa, en la que se informó sobre las condiciones laborales de estos trabajadores, explicó en entrevista que los no asalariados tienen que ver más con los oficios. Además, los ingresos de estos suelen ser menores a los de los comerciantes, “lo cual no quiere decir que los vendedores tengan altos sueldos”, aclaró.

“Limpieza social” 

Los trabajadores no asalariados se rigen por un reglamento que data de 1975 y que, desde entonces, no ha sido modificado. Una de sus demandas es que la nueva ley los siga contemplando bajo ese ordenamiento, “para que les respeten sus derechos ganados”, apuntó Tania Espinoza. 

Las peticiones las hacen la Unión de Aseadores de Calzado, la Unión de Vendedores de Revistas y Publicaciones Atrasadas de la República Mexicana, la Unión de Trabajadores de Artesanías Mexicanas, la Cooperativa No Asalariada de Cafeteros, la Unión Mexicana de Trovadores, la Unión de Organilleros de México y la Unión de Músicos Norteños en el DF.

Piden contar con seguridad social, atención gratuita en la red hospitalaria de la Ciudad de México, seguro de maternidad, seguro de desempleo tres semanas antes y tres después del parto y, si el lugar de trabajo es peligroso o insalubre, que se extienda a seis meses. También piden acceso a guardería para sus hijos.

Otra de sus exigencias es eliminar disposiciones en el reglamento, como que no puedan trabajar en zonas remodeladas. “Eso es profundamente discriminatorio. Muchos tienen décadas trabajando en esos espacios, décadas antes de que los remodelen. Lo que hace es como limpieza social”, señaló Tania Espinoza.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo