Nuestros sitios
Compartir

7 de cada 10 trabajadores alternan entre los sectores formal e informal

7 de cada 10 trabajadores alternan entre los sectores formal e informal
Una investigación del Centro de Estudios Espinosa Yglesias revela que, en promedio, las personas reciben capacitación laboral sólo una vez en su vida, lo que incide en una baja movilidad laboral en el sector formal.

En México “sólo 27% de la población que logra entrar al sector formal permanece en él”, esto plantea desafíos importantes para el mercado laboral, sostiene Rodolfo de la Torre García, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), pues impide el acceso de los trabajadores a servicios de salud mediante el empleo, así como el ahorro para el retiro o créditos para la vivienda.

La mayoría de los trabajadores, casi 60%, “se encuentran estancados en el sector informal”, apunta en entrevista el director especialista en Desarrollo Social con Equidad del CEEY. Esta es una de las conclusiones a las que llegó, junto con otros analistas, en el estudio Movilidad social en el mercado de trabajo.

Este video te puede interesar

Otro de los hallazgos de la investigación es que, en promedio, cada trabajador recibe capacitación sólo una vez en su vida. La formación para el trabajo “es muy limitada, a veces nula”, y esto no les ayuda a poder cambiar de empleo a uno mejor, a ascender en el que se encuentran o a salir de la informalidad. Es decir, a tener una movilidad laboral.

De acuerdo con Rodolfo de la Torre, ni el aumento al salario mínimo ha podido mejorar esta movilidad. El incremento aprobado en enero pasado, a 176.72 pesos en la frontera norte y de 102.68 en el resto del país, los acerca a otros trabajadores en el sector formal. Pero “amplía la desigualdad” con sus compañeros en el sector informal, explica.

En esas condiciones, en las que la mayoría de los trabajadores está en la informalidad, el mercado laboral “no es capaz de generar acceso a los servicios de salud”. No hay un paso único para remediarlo, sino varios: crear un sistema de seguridad social universal no contributiva, fortalecer la capacitación y agotar los posibles beneficios de elevar el salario mínimo, añade.

Capacitación, clave para la movilidad laboral

La movilidad social es la posibilidad de cambiar de situación socioeconómica. Pero la movilidad laboral se refiere a lograr un mayor estatus ocupacional, mejor remuneración o un trabajo más estable, señala el estudio del CEEY. También es “el acceso a oportunidades para un mayor bienestar físico, mental o emocional, y la adquisición de nuevas destrezas, entre otros elementos”.

Indica también que, por una parte, la condición laboral está influida por el origen de las personas. No obstante, también por la adquisición de conocimientos y habilidades productivas para el trabajo. “La movilidad laboral se beneficia de un tiempo específico dedicado a la actualización de saberes y a la preparación para nuevas actividades”.

Sin embargo, la capacitación es muy baja incluso entre la población empleada en el sector formal. Esto se debe a que “la oferta adecuada para la capacitación es poca, y cuando existe los trabajadores no la provechan. Ya sea desconocen las ventajas que pudieran tener o les resulta muy costoso en términos de tiempo, dinero o esfuerzo”, indica Rodolfo de la Torre.

Capacitarse, indica el especialista del CEEY, les podría traer mejoras en sus remuneraciones. También está asociada con mejor productividad laboral, “tanto empresas como trabajadores salen beneficiados con la formación para el trabajo”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo