Nuestros sitios
Compartir

6 de cada 10 empresas grandes del país tienen trabajadores subcontratados

6 de cada 10 empresas grandes del país tienen trabajadores subcontratados
De las empresas que tienen esquemas de subcontratación, un 38% lo hace a través de insourcing. Hasta ahora, un alto porcentaje de compañías podrá absorber a todo el personal tercerizado, reveló una encuesta de Mercer.

La subcontratación de personal, que pronto estará expresamente prohibida por ley, es una figura usada con frecuencia en la iniciativa privada. Al menos el 60% de las grandes empresas que operan en México tiene personal tercerizado y deberán hacer ajustes en sus estructuras para cumplir con las nuevas disposiciones.

De acuerdo con la encuesta Termómetro de Teletrabajo y Subcontratación de Mercer, del total de empresas que manifestó tener personal tercerizado, el 38% usa un esquema de insourcing; es decir, sus empleados están contratados a través de otra razón social creada por la misma organización. Mientras tanto, otro 80% recurre tanto a modelos de insourcing como al suministro de personal de una empresa de outsourcing.

Este video te puede interesar

“La magnitud de este esquema es muy grande”, afirma en entrevista Gerardo García Rojas, director de Consultoría en Compensaciones de Mercer México. Desde la óptica del especialista, una buena proporción del personal subcontratado continuará bajo esa modalidad porque prestan un servicio especializado a través de otra empresa y que no forma parte ni del objeto social ni de la actividad económica preponderante de la organización contratante.

La reforma de subcontratación ya fue aprobada por el Congreso de la Unión y se tiene previsto que el Poder Ejecutivo la promulgue el 1 de mayo. A partir del día siguiente, el outsourcing de personal, entendido como el suministro de trabajadores de una empresa a otra, será una actividad prohibida.

“Si tú tienes vendedores por teléfono y tu negocio primario es la colocación de créditos y productos financieros, y la gente que tienes en el call center lo que hace es colocar productos financieros, no los vas a poder tener por tercerización ni por insourcing. Aquí es donde las empresas van a tener que tomar decisiones bastante rápidas”, expone el especialista.

¿Puede el mercado absorber a todos los trabajadores subcontratados? Esa es quizá una de las dudas más recurrentes, hasta el momento, las organizaciones manifiestan que será posible contratar de manera directa a una proporción elevada. Cerca del 85% de las empresas con estos esquemas reportó que podrá absorber todos los puestos de trabajo subcontratados.

“Las empresas ya han empezado a hacer su trabajo, lo han estado haciendo muy detallado, haciendo análisis de costos para saber cuánto costará armonizar prestaciones, entre otros aspectos”, apunta García Rojas.

En el 15% restante de las organizaciones se encuentran las empresas que no podrán contratar directamente a los trabajadores subcontratados y optarán por la liquidación. En ese sentido, el ejecutivo de Mercer opina que la postura de las compañías ha cambiado después de hacer análisis profundos, dejando atrás el panorama de despidos masivos al momento de entrar en vigor las modificaciones al régimen de tercerización.

Reducción de beneficios

La absorción del personal subcontratado implicará modificaciones internas, en especial en los paquetes de compensaciones de todos los trabajadores. La encuesta de Mercer identificó que el 24% de las empresas reducirá los incrementos salariales y los bonos como medidas para mitigar el impacto financiero que representará la absorción de la plantilla tercerizada.

El impacto financiero será una realidad, puesto que el principal beneficio reportado por las empresas para tener algún esquema de outsourcing es la reducción de costos, así lo indicó el 51% de las compañías, específicamente en prestaciones superiores a las de Ley.

“La razón principal de tener gente tercerizada es porque la contratante sólo se hace cargo del costo del salario base mensual y paga adicionalmente una comisión a las empresas subcontratistas. En cambio, a los empleados directos se les cubren tanto prestaciones de Ley como superiores, que pueden ser esquemas de pagos variables, bonos a corto plazo o incentivos a largo plazo, y beneficios, como cobertura de gastos médicos mayores, seguros de vida, programas flexibles, vales de despensa o incluso un beneficio de automóvil”, explica Gerardo García.

Es por ello que, la absorción de los trabajadores tercerizados tendrá un impacto financiero en las organizaciones e implica evaluar el nuevo modelo de costos.

Para finalizar, el especialista subraya que las compañías no deben perder de vista el resto de las regulaciones laborales que ya se encuentran en vigor, como la reforma de teletrabajo y la de pensiones, y considerar en sus planes de mediano plazo la propuesta legislativa para garantizar pago igualitario entre hombres y mujeres.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo