Nuestros sitios
Compartir

Tareas de cuidado reducen hasta 40% la posibilidad de empleo para las mujeres

Tareas de cuidado reducen hasta 40% la posibilidad de empleo para las mujeres
Un estudio de Copred indica que la pandemia afectó mucho más a los sectores que empleaban mujeres, por lo que muchas se quedaron sin empleo. A la par, las tareas de cuidado no remunerado se incrementaron para ellas.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la pandemia de covid-19 ha causado un retroceso de 10 años en la participación laboral de las mujeres. Pero incluso entre nosotras hay algunas más afectadas: aquéllas que viven con niñas, niños o adolescentes, o personas adultas mayores o con discapacidad, señalaron especialistas, quienes coincidieron en la urgencia de un sistema nacional de cuidados.

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) presentó el estudio Impactos diferenciados. Efectos de la pandemia de covid-19 en la situación laboral de las mujeres en México. El autor, Luis Monroy Gómez Franco, indicó que, en comparación con los hombres, antes de la pandemia las mujeres tenían 30% menos probabilidad de tener un trabajo pagado. En esta crisis la probabilidad es de -34% para todas, pero de -38% para quienes viven con personas en la infancia o adolescencia, adultas mayores o con discapacidad.

Este video te puede interesar

En la capital del país, 125,677 mujeres se quedaron sin empleo en 2020, informó Soledad Aragón, titular de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) de la Ciudad de México.

Eva Arceo, profesora-investigadora de la Universidad Iberoamericana, dijo que reportes de otros países muestran que la brecha de horas que padres y madres dedican a los cuidados fue de hasta 20 horas. “Cuando las mujeres tienen un hijo o una hija, este trabajo aumenta de manera significativa. Eso implica penalizaciones en el mercado laboral”, porque tienen que dejar de trabajar.

Quizá lo hacen menos quienes laboran en el sector formal. Pero esto lo único que conlleva es que aumentarán sus jornadas de trabajo, pues sumarán las del no remunerado, añadió. Para la investigadora, “fue un error” no haber considerado a los servicios educativos y de cuidado como actividades esenciales. Por ello, llamó a las autoridades a considerarlas al menos actividades semiesenciales y abrirlas en semáforo naranja.

La ruta para un sistema de cuidados

Los sectores más afectados en México por la pandemia han sido el comercio al menudeo, la preparación y elaboración de alimentos y bebidas y el trabajo doméstico, indicó Luis Monroy. Es en estos empleos es donde más laboran las mujeres.

Alice Krozer, investigadora en El Colegio de México, subrayó que las brechas de ingreso al mercado laboral, salariales y de trabajo no remunerado provocan que las mujeres tengan menos riqueza y menos patrimonio. Y esto, a su vez, las hace depender todavía más de los hombres.

Por esa razón todas llamaron la atención a la urgencia de crear un sistema nacional de cuidados. Valentina Zendejas, subdirectora del Instituto de Liderazgo Simon de Beauvoir, trazó una ruta para crear este sistema:

  • Desmitificar que los cuidados son obligación sólo de las familias y, sobre todo, de las mujeres.
  • Identificar a los grupos prioritarios: niñas, niños, adolescentes; personas adultas mayores, con discapacidad o cuidadoras.
  • Diagnóstico de qué servicios necesitan, como un sistema universal de guarderías, estancias de día o con alojamiento para personas adultas mayores, escuelas primarias y secundarias de tiempo completo y con comedor.
  • Ingreso mínimo universal para cuidadoras.
  • Servicio de relevo, donde una persona cuidadora remunerada acude a los hogares.
  • Ampliación de licencias de paternidad para igualarla con la de maternidad.
  • Licencias temporales para cuidados.

Valentina Zendejas mencionó un punto más en esta ruta que, aunque se ha mencionado muchas otras veces, sigue siendo impensable para algunos: “La reducción progresiva de las jornadas laborales. Empezar a pensar que la vida es mucho más que producir para el capital y poner la vida al centro”.

Las jornadas de trabajo son totalmente incompatibles con el de las escuelas y eso hay que solucionarlo, apuntó. Indicó que las transferencias monetarias directas a personas beneficiarias, “aunque se han criticado, nos parecen una herramienta muy valiosa de política pública. Pero eso no debe sustituir la provisión de servicios públicos”.

La situación en la CDMX

Soledad Aragón, secretaria del Trabajo en la Ciudad de México, mencionó que es “fundamental la corresponsabilidad del gobierno y las empresas” para cerrar estas brechas. Y de los sindicatos, que son claves para “el reconocimiento y respeto de los derechos laborales”.

Aseguró que la STFE y el Copred, junto con otras instancias, ya trabajan en la articulación de un sistema de cuidados para la capital del país. “Esta pandemia agudizó y mostró de manera nítida las desigualdades del mercado de trabajo, por lo que se requiere repensar en un sistema” así.

Al mismo tiempo, “hay que avanzar en la capacitación y profesionalización de las mujeres”. Informó que durante 2020 esa secretaría invirtió más de 650 millones de pesos en apoyos laborales. De ellos, y mediante el seguro del desempleo, 500 millones fueron entregados a más de 35,000 personas que perdieron su trabajo formal.

También otorgaron un apoyo único de 2,200 pesos a 150,000 personas que laboraban en restaurantes y fondas y a quienes realizan artesanías. “Más del 50% fueron para mujeres”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo