Nuestros sitios
Continúa leyendo:
¿Habrá nueva reforma laboral?
Comparte
Compartir

Sindicatos se unen; quieren las cuotas de los trabajadores

Sindicatos se unen; quieren las cuotas de los trabajadores
En el segundo día del Parlamento Abierto en el Senado, líderes sindicales pidieron que se revise el tema de las cuotas y que se limite la injerencia del gobierno en las agrupaciones.

La reforma laboral del 1 de mayo les dio carácter voluntario a las cuotas sindicales. A doce semanas de que entrara en vigor esta disposición, sindicatos de todas las corrientes políticas cerraron filas y pidieron al Senado eliminar dicha disposición de la ley pues, afirman, es una medida que los debilita y amenaza con extinguirlos.

Las cuotas fue el tema recurrente este miércoles en la pasarela de líderes sindicales en el segundo día de actividades en el Parlamento Abierto en materia laboral en la Cámara alta. El otro, fue la forma en la que deben organizarse los sindicatos de manera interna, cuyo aval dará el Centro de Conciliación y Registro Laboral, ya que consideran que hay injerencia del gobierno en la vida interna de las agrupaciones.

Este video te puede interesar

Ángel Celorio Guevara, representante de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), abrió el debate. “¿De qué se va a mantener el sindicato?”, cuestionó al plantear el tema.

Lo secundaron Isaías González Cuevas, líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC); Francisco Hernández Juárez, de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT); Sergio Beltrán Reyes, representante de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT); Rodolfo González Guzmán, de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM); Reyes Soberanis, cabeza de la Confederación Obrera Revolucionaria (COR) y Víctor Flores, líder ferrocarrilero.

Expusieron que no se puede dejar en manos de los trabajadores que decidan si pagan o no cuotas sindicales; “es como preguntar si se quiere pagar o no impuestos”, coincidieron.

Los dirigentes argumentaron que la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) sobre las cuotas vulnera el convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece que los trabajadores deben apegarse a los estatutos de los sindicatos a los que pertenezcan. “Si el estatuto dice que debe pagar cuota, la ley se está yendo más allá y se está entrometiendo en la soberanía y la libertad sindical”, argumentó Celorio.

El presidente del Senado, el morenista Martí Batres Guadarrama, le dio el espaldarazo a los sindicatos en este tema.

“Aquí se han mencionado temas complejos como el asunto de las cuotas sindicales, pero es importante debatirlo bien y resolverlo bien porque necesitamos organizaciones sindicales fuertes. Queremos democracia sindical, pero no organizaciones sindicales débiles”, afirmó.

Acusan injerencia gubernamental

Los dirigentes expusieron, además, que se vulneran sus derechos a la libre sindicalización al obligarlos a redactar sus estatutos de maneras específicas, “violando los convenios internacionales de la OIT, 89 y 98”, expuso Carlos Aceves del Olmo, líder del Congreso del Trabajo (CT), quien se encargó de moderar la mesa denominada Libre sindicación y negociación colectiva.

Aun cuando “se acaba de reformar la ley laboral, aún queda mucho por hacer, especialmente en libertad sindical. El Estado no debe intervenir en la vida interna de las instituciones sindicales, pues esto representa un atentado contra los principios fundamentales de autonomía y libertad sindical”, aseveró.

Los sindicalistas expusieron una larga lista de artículos de la Ley Federal del Trabajo modificada, (como los artículos 110, 245 BIS, 360, 364, 369, 371, 390 TER, 923), en los que se pide que se modifiquen estatutos, la cancelación del registro sindical cuando no sea real el movimiento de huelga; y se plantea el voto directo y la no obligatoriedad de las cuotas sindicales, elementos que “llevan al debilitamiento de las organizaciones sindicales”.

Advierten riesgos

Al respecto, el abogado laboral Arturo Alcalde Justiniani, expuso que “sería un grave despropósito pretender que en este espacio legislativo se modifiquen normas que aún no conocen su vinculación con la realidad. Sería pretender una contrarreforma en perjuicio del prestigio de nuestro Congreso, con un precedente negativo en el ámbito de los compromisos internacionales”.

La senadora Patricia Mercado (MC), secretaria de la Comisión de Trabajo, expuso, por su parte, que “no hay vuelta atrás la reforma laboral. Con el Parlamento no se puso en la mesa la posibilidad de cambiar lo que se aprobó, todos estamos en el acuerdo de que el parlamento discutiría cuestiones muy específicas. Los pilares de la reforma ya fueron aprobados y ahí permanecerán”.

Las divisiones

La libertad sindical, especialmente el derecho de los trabajadores a afiliarse o no a un sindicato, fue un punto de división entre los representantes sindicales.

Ángel Celorio, de la CTM, aseguró que la central obrera está a favor de la libertad sindical en el sentido del trabajador a elegir a su sindicato.

La sentencia de Celorio tuvo eco en la CIT. Sergio Beltrán agregó que los trabajadores deben tener la libertad de elegir la organización sindical que quieren que los represente.

Y el pronunciamiento a favor de este tema continuó con la intervención de Reynol Neyra, secretario de Acción Política de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM).

“Consideramos que el espíritu mismo de la reforma se asienta en el artículo 357 que otorga el derecho a los trabajadores de constituir las organizaciones que consideren congruentes, así como de afiliarse a las mismas con la sola condición de conservar los estatutos”, comentó el representante de la CATEM.

Sin embargo, las discrepancias en la libertad sindical las marcó Francisco Hernández Juárez. “Me parece que eso de ir armando ‘sindicatitos’ al interior de los sindicatos no es la manera de democratizar los sindicatos.

En tanto, Ricardo Espinoza López, secretario general de la CAT, agregó que la libertad sindical de la reforma laboral del 1 de mayo rebasa y contradice por mucho lo establecido en los convenios 87 y 98 de la OIT sobre libertad sindical y contratación colectiva.

Espinoza López consideró que algunos senadores exageraron en la legislación de la libertad sindical por la ratificación del convenio 98, cuando esto, aseguró, ya estaba regulado en la Ley Federal del Trabajo.

Cuestionó si la medida tiene la intención de crear más sindicatos afines al partido político en el poder.

Puntos a modificar

“La ley federal que fue aprobada por ustedes (senadores) y que vulnera los principios de libertad y autonomía sindical”, así abrió su participación Víctor Félix Flores Morales, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM).

El dirigente del STPRM pidió a los senadores modificar la ley para evitar la injerencia del gobierno en la elaboración de los estatutos de los sindicatos y eliminarla obligación de transparentar a todo público los recursos económicos de las organizaciones porque esto, justificó, pone en peligro a los agremiados.

En otro tema, la CTM insistió en el tripartismo del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral y en la eliminación del voto directo para la elección de dirigentes porque no tiene sustento jurídico en los convenios internacionales ni en la reforma constitucional de 2017, además, la logística del proceso electoral tendría repercusiones en las actividades productivas de las empresas.

En ese sentido, Isaías González Cuevas propuso que la elección de secretarios generales sea mediante voto directo o indirecto, dependiendo lo establecido en los estatutos del sindicato.

“Con esta propuesta se garantiza la democracia sindical, pero se logra fortalecer la autonomía y respeto de la organización al garantizarle que sea su estatuto que determine la forma concreta en la que este principio de democracia sindical debe llevarse a la práctica”, detalló

Los representantes de las organizaciones patronales se pronunciaron a favor de eliminar el voto directo en la elección de dirigentes y pidieron reducir los días previstos para la calificación de una huelga, ya que el tiempo de 60 días establecido en la reforma podría representar la desaparición de las empresas.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo