Nuestros sitios
Compartir

Sindicatos llegaron debilitados a la negociación de la reforma al outsourcing

Sindicatos llegaron debilitados a la negociación de la reforma al outsourcing
Desde unos años, dice el investigador Alex Covarrubias, estas agrupaciones han ido quedando al margen de las decisiones más relevantes. En el tope a las utilidades, por ejemplo, no hubo ningún reclamo por parte de los líderes sindicales.

Es cierto que en los acuerdos para la aprobación de la reforma de subcontratación hubo una representación sindical. Líderes gremiales completaron la triada con el gobierno y empresas para lograr los acuerdos que destrabaron el proyecto, como dice el investigador en temas laborales e industriales Alex Covarrubias Valdenebro. Aun así, “siguen siendo los grandes ausentes en las decisiones más trascendentales” del mundo del trabajo en los últimos años.

Este martes, el Senado aprobó la reforma de outsourcing propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador y modificada por el sector patronal, sin mayor intervención sindical. Con la modificación a ocho leyes, se prohíbe la subcontratación de personas y se permite la de servicios u obras especializadas o complementarias.

Este video te puede interesar

A este importante cambio legislativo “lo hace palidecer” el tope que se puso al pago de utilidades, lamenta el especialista. El monto no podrá exceder los tres meses de salario o el promedio de los últimos tres años, y a ello no pudieron poner mayor resistencia los sindicatos. Este bono, señala, es esperado por el personal de diferentes industrias, pues es el que les permite completar sus ingresos y compensar los riesgos de trabajo que enfrentan.

Hace una semana la iniciativa fue avalada por la Cámara de Diputados, por lo tanto, con el trámite en el Senado se pone fin a un proceso que inició hace más de dos años. En mayo de 2019 el Congreso aprobó la reforma laboral y quedó pendiente una segunda regulación en materia de tercerización.

Con las modificaciones a diversas leyes en ese año, el sistema de justicia laboral pasó de estar en manos del Poder Ejecutivo al Judicial y se pusieron las bases para la democratización sindical.

Las elecciones de las dirigencias en los sindicatos se deben realizar mediante el voto libre, directo y secreto. Antes se hacía a mano alzada y en gremios más grandes, como en el petrolero, los delegados o las delegadas emitían el sufragio en representación de un grupo de personas del sindicato.

Estas medidas, así como la prohibición para que las dirigencias tengan periodos indefinidos, se tomaron para frenar una historia de liderazgos corruptos y eternizados en el poder.

La reforma esperada

Los grandes sindicatos, o más bien sus líderes, se han venido debilitando, señala el doctor en Relaciones Laborales e Industriales. A la reforma laboral, en la que perdieron privilegios en las leyes, ya habían llegado endebles. Lo cual es más evidente en la discusión de esta otra gran reforma, ahora en materia de subcontratación.

En diciembre la discusión de estas modificaciones se pausó en la Cámara de Diputados. Durante ese mes y los siguientes el gobierno federal mantuvo diálogos con representantes empresariales.

A principios de abril se anunció un acuerdo, que también firmaron algunos sindicatos, pero sin que estos emitieran mayor información o posturas durante todo este proceso, como sí lo hicieron el sector gubernamental y patronal.

La reforma al outsourcing “es un evento esperado y bienvenido”, apunta el académico de El Colegio de Sonora. “No es cualquier cosa, los centros de trabajo son los puntos donde se genera la riqueza con el trabajo de los mexicanos. Pero las relaciones laborales se han basado en la simulación, con leyes que no se aplican o se aplican parcialmente”.

Y la “última gran disfuncionalidad” del mundo del trabajo en el país era la tercerización, opina Alex Covarrubias. “Un montaje de cuatro décadas que fue creciendo y cuando se detectó un problema se aparentó una regulación” en 2012.

En ese año el Congreso incluyó a la Ley Federal del Trabajo (LFT) el modelo de subcontratación para evitar denuncias en tribunales internacionales. Fue un “parapeto” para hacer creer que en este país se respetan los derechos laborales, comenta.

Cambios en el mapa sindical

Mientras eso pasaba, los sindicatos “se fueron desdibujando”. En las últimas décadas, como organizaciones sociales perdieron legitimidad y sus dirigencias ganaron millones de pesos. Así, “llegan a este momento crítico transicional del país que es muy interesante, muy desafiante. Llegan en su peor condición”.

Y cuando el investigador menciona a los sindicatos habla de todo tipo: de las grandes centrales obreras que, hasta antes de este gobierno federal, se les llamaba oficiales porque eran afines al gobierno en turno. “Hoy difícilmente les podemos decir así”, pero que no tienen la misma fuerza de sus bases.

Pero también de los independientes: “Están más débiles que nunca, podemos contarlos con los dedos, son muy pocos. Y cualitativamente nos faltarían palabras para describirlos”. Fueron los gobiernos previos, dice, que llevaron a los sindicatos a esta frágil situación.

Las organizaciones gremiales se adecuaron al discurso empresarial y de los gobiernos que insistían en suprimir todo tipo de demandas laborales que inquietara a los inversionistas, apunta.

Este momento es clave, considera. Será necesario replantear las relaciones laborales de otra manera. Así como la participación de las trabajadoras y los trabajadores en los sindicatos para materializar la democracia en su interior.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo