Nuestros sitios
Compartir

Senado prepara blindaje del salario mínimo con ajustes superiores a la inflación

Senado prepara blindaje del salario mínimo con ajustes superiores a la inflación
La Cámara Alta discutirá una reforma a la Ley Federal del Trabajo para establecer la inflación anual observada en diciembre de cada ejercicio como el piso mínimo para determinar el ajuste de los salarios mínimos.

El Senado de la República discutirá una reforma a la Ley Federal del Trabajo para garantizar que los incrementos anuales del salario mínimo sean siempre superiores a la inflación anual observada al momento de su fijación.

El objetivo de los legisladores es claro: recuperar el poder adquisitivo del salario mínimo, el cual se fue perdiendo después de varios años en los que aumentos fueron inferiores a las variaciones del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Este video te puede interesar

“La fijación anual de los salarios mínimos, o la revisión de los mismos, nunca estará por debajo de la inflación observada durante el periodo de su vigencia transcurrido”, se establece en una adición que las comisiones de Trabajo y de Estudios Legislativos Segunda de la Cámara Alta aprobaron para el artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo (LFT).

En los últimos tres años, en ambas cámara del Congreso de la Unión se han presentado diversas iniciativas para establecer una referencia para la fijación al salario mínimo, algunas ligadas con el costo de la canasta básica, otras con la línea de bienestar o con base en la inflación.

La reforma al artículo 90 de la LFT, el cual no ha sido modificado desde su promulgación en 1970, la cual ya fue avalada en comisiones, busca establecer la inflación observada durante el año como el piso de referencia para los incrementos del salario mínimo.

Los legisladores hicieron ajustes a la propuesta original para adecuarla a la opinión de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Inicialmente, el proyecto impulsado por el senador Martí Batres Guadarrama (Morena) establecía que los incrementos al salario mínimo considerarían la inflación observada y la proyectada para el siguiente año.

En ese sentido, la STPS reconoció que es importante que la fijación del salario mínimo nunca esté por debajo de la inflación. Sin embargo, la dependencia opinó que no era viable basar el aumento en una proyección y pidió tomar como referencia únicamente el índice inflacionario reportado al momento de tomar la decisión del aumento. En este punto coincidieron los senadores para la elaboración y aprobación del dictamen.

Recuperación del salario mínimo

Durante un foro convocado por la Cámara de Senadores, legisladores y autoridades coincidieron en la pérdida el poder adquisitivo del salario mínimo en los últimos años y la necesidad de una reforma que garantice revertir esta situación.

En su participación, Martí Batres aseguró que el salario mínimo se había debilitado tanto que “ni siquiera alcanzaba para superar la línea de pobreza establecida por organismos internacionales”.

El senador enfatizó la importancia de una reforma a la LFT, que permita darle un soporte legal al salario mínimo, con estructura, permanencia y mayor fuerza. “Se trata de proteger la dignidad de las trabajadoras, los trabajadores y sus familias”, aseguró.

Por su parte, la senadora Patricia Mercado (MC) indicó que la situación actual, especialmente a raíz de la pandemia, no garantiza que trabajando se pueda salir de la pobreza y adquirir la canasta básica, por lo que es necesaria la reforma para impedir que el aumento al salario mínimo sea menor a la variación del (INPC).

Durante años, agregó, se tuvo la creencia de que aumentar el salario mínimo tendría repercusiones negativas en la economía, este paradigma sólo generó una profunda desigualdad y pobreza en México. La reforma pone un piso mínimo para la recuperación del salario, puntualizó.

En su momento, Luis Felipe Munguía, presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) confío en que se logren consensos para un incremento de 16% para 2021, aunque también sería entendible si el aumento quedara por debajo de esa cifra debido a la crisis actual por la pandemia. Sin embargo, una fijación baja, implicaría que en la revisión para 2023 el ajuste tendría que ser mayor.

En ese sentido, el funcionario federal eexpresó que en el sector patronal hay un interés por aumentos graduales al salario mínimo en lugar de incrementos altos. “Es posible que se logre el consenso, donde se prefiera un alza más sostenida que una más pequeña”, subrayó.

Incrementos históricos

La recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo es uno de los ejes de la política laboral del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. En ese contexto, el salario mínimo acumula dos incrementos históricos. Para el 2019 la remuneración básica tuvo un aumento de 16%; para 2020, de 20 por ciento. Actualmente, su valor diario es de 123.22 pesos a nivel general y de 185.56 pesos en la Zona Libre de la Frontera Norte.

La meta de la administración de López Obrador es terminar el sexenio con un salario mínimo equivalente a 214 pesos diarios con incrementos graduales, lo que equivale a una remuneración mensual de 6,500 pesos.

El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos ya se encuentra en sesión permanente para definir el incremento para el 2021. Tanto el sector patronal como el sindical han puesto sobre la mesa las propuestas para el siguiente año. La Coparmex consideró que el mínimo debe quedar entre 128 y 135 pesos diarios; la CROC propuso que sea de 143 pesos.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo