Nuestros sitios
Compartir

Reconocen avances en el Código de Ética de los servidores públicos

Reconocen avances en el Código de Ética de los servidores públicos

Los códigos de ética son un reflejo del comportamiento deseado por la empresa. El nuevo Código impuesto a los servidores públicos tiene similitudes con los lineamientos establecidos en la iniciativa privada.


Todas las instituciones y las empresas deben tener un marco que regule el comportamiento de los trabajadores, esa es la importancia de un código de ética: establecer los lineamientos con los cuales se conducirán los empleados.

Con el nuevo Código de Ética para los servidores públicos, el gobierno federal hace algo similar a la iniciativa privada, opina Maricarmen Méndez, directora de Recursos Humanos de MSD México.

Este video te puede interesar

Uno de los puntos en los que hay similitudes es en la igualdad e inclusión.

El código para funcionarios públicos establece que deben tratar a todas las personas por igual, además de manejar un lenguaje inclusivo. Es decir, visibilizar a ambos sexos, eliminar el lenguaje discriminatorio basado en cualquier estereotipo de género y fomentar una cultura igualitaria e incluyente.

La inclusión y diversidad son temas importantes para la mayoría de las empresas. Sin embargo, la especialista considera que esto va más allá de usar un lenguaje incluyente.

“Lo que estamos trabajando muy fuerte es la inclusión y no tanto en cómo te diriges a ellos, sino cómo acostumbras a los superiores a incluir a todo mundo, es tener la capacidad de escuchar a todos. Nosotros tenemos doce conductas básicas que se deben aplicar, desde un saludo genuino hasta intervenir si ves que alguien no está siendo escuchado en una junta”, comenta la especialista.

Otra coincidencia entre el gobierno y la iniciativa privada en los códigos de ética es la restricción de recibir obsequios. Al menos en MSD está prohibido recibir regalos sino son promociones corporativas (obsequios de la empresa). “Cualquier regalo se devuelve, desde luego no se lo queda la empresa ni nada, simplemente el principio es no aceptar ningún regalo”, agrega.

Méndez puntualiza que el Código elaborado por la Secretaría de la Función Pública es parecido a los de la iniciativa privada al considerar la vocación de servicio, dedicación al trabajo y compromiso con la institución. 

Claves para el éxito

Al igual que en las empresas del sector privado, el gobierno debe asegurarse que todos los servidores públicos conozcan el código de ética.

“Nosotros y la mayoría de las industrias de este tamaño lo hacen, sólo por dar un ejemplo, firmamos el código cada año. Así no hay pretextos de olvido”, expresa.

Maricarmen Méndez asegura que la repetición del código es clave para que los colaboradores, en este caso los servidores públicos, lo apliquen.

Lo anterior es fundamental para su implementación, que debe complementarse con comités de vigilancia o ética para garantizar que los funcionarios cumplan con lo establecido.

Por otra parte, la especialista considera necesario ejemplificarle a los servidores públicos qué situaciones representan un conflicto de intereses.

Además, también deberán fijarse las sanciones correspondientes y que éstas sean parejas, sin importar la dependencia o institución. Es decir, que los castigos sean con base en la acción y no al centro de trabajo.

“Para la ética no hay flexibilidad, la cumples o no la cumples, eres honrado o no, no hay medios honrados”, concluye.

 

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo