Nuestros sitios
Compartir

Organismos laborales internacionales piden prudencia en reforma de outsourcing

Organismos laborales internacionales piden prudencia en reforma de outsourcing
La experiencia en otros países muestra que una buena regulación la subcontratación permite el desarrolló de las empresas y de las personas trabajadoras, dijo Bettina Schaller, presidenta de la Confederación Mundial del Empleo.

Representantes de organizaciones laborales internacionales y del Congreso mexicano coincidieron en la necesidad de regular la subcontratación. Prohibirla provocaría la creación de mecanismos para acceder a ella, advirtió Bettina Schaller, presidenta de la Confederación Mundial del Empleo (WEC, por sus siglas en inglés). La reforma permitiría el outsourcing de servicios especializados, aclaró el diputado de Morena, Marco Antonio Medina.

“No conozco la reforma de México”, comenzó explicando Roberto Suárez Santos, secretario general de la Organización Internacional de Empleadores (OIE). “Pero quiero lanzar un mensaje claro: las formas de subcontratación existen y seguirán existiendo en todas las economías del mundo. La prohibición tajante puede ser contraproducente”.

Este video te puede interesar

Este miércoles se llevó a cabo el foro Reflexiones globales para la recuperación del empleo post Covid-19 en México, convocado por la WEC y la OIE. En el evento en línea participó el Senado, la Cámara de Diputados, la Secretaría de Economía y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Roberto Suárez aseguró que las empresas de subcontratación son una importante fuente de creación de empleos. Pero este esquema debe respetar los derechos laborales y fomentar el trabajo decente. “Como empresas, tenemos que adherirnos a valores, no creemos en la precarización ni en el mercado laboral abaratado”.

La subcontratación contribuye al desarrollo de la economía, indicó Bettina Schaller. La experiencia en otros países muestra que una buena regulación permite la mejora de las empresas y de las personas trabajadoras, agregó. En México, compañías “deshonestas” afectaron el mercado laboral “en el pasado”, señaló. Por ello es necesario un adecuado marco legal, pero no prohibir esta forma de empleo reconocida como decente por la OIT, subrayó.

Subcontratación a la mexicana

La regulación de la subcontratación sigue atorada en la Cámara de Diputados. En noviembre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió a ese órgano legislativo un proyecto para modificar seis normas con este propósito, entre ellas, la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Lo que plantea el Ejecutivo federal es prohibir la subcontratación de personas. Permite la tercerización de servicios especializados, siempre y cuando no sean la principal actividad de las compañías que los contraten.

En diciembre, cuando parecía que podría aprobarse, el gobierno federal y representantes empresariales acordaron suspender la discusión y seguir negociando. Un año antes, en diciembre de 2019, la Comisión del Trabajo y Previsión Social del Senado aprobó un dictamen en la materia que no llegó al pleno. Este tema en realidad es un pendiente de la reforma laboral aprobada en mayo de 2019.

Para la presidenta de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Patricia Terrazas (PAN), la propuesta del gobierno federal no es la adecuada. Y se debe “analizar con responsabilidad la eliminación” de este esquema. El órgano legislativo que preside dictaminará, junto con la Comisión del Trabajo, el proyecto de regulación.

“Es un tema candente”, dijo el diputado Marco Antonio Medina. “Los abusos del pasado” motivaron esta reforma, aseguró. El “objetivo es volver al esquema básico que dio haber tenido”, uno donde los servicios u obras que se oferten y se subcontraten sean especializados.

Con las reglas que se tienen actualmente, indicó, muchas empresas han abusado de este modelo y contratan a la mayoría o incluso a todo su personal por esa vía. Con ello, evaden sus responsabilidades patronales.

La propuesta de reforma del gobierno federal sí plantea eliminar la subcontratación abusiva, dijo. Pero no la de “aquellas empresas que se dediquen a la formación de capital humano y a la oferta de servicios especializados que requieran otras compañías”. Lo que se busca, insistió, es evitar la “sustitución del patrón”.

Nuevas formas de trabajo, nuevo desafío

La pandemia de covid-19 ha dejado “consecuencias sociales catastróficas”, indicó Roberto Suárez, secretario general de la OIE. Para hacerle frente a esta crisis es necesario mejorar los sistemas de protección social. Y “lo más importante”: que las personas se capaciten en las competencias adecuadas. Actualmente “hay oportunidades increíbles de tener una formación digital accesible y mucho más barata”, dijo.

Para Bettina Schaller, presidenta de la WEC, la pandemia “no debe acabar en una catástrofe humanitaria”. Indicó que los mercados laborales se enfrentan a tres “enormes” tareas:

  • Apoyar a las personas trabajadoras desplazadas por la pandemia y por los efectos de la crisis
  • Capacitarlas para que pasen con éxito a un trabajo en una economía que es cada vez más digital y globalizada
  • Transitar hacia un camino sostenible hacia un empleo formal e inclusivo

Y una de las vías para lograrlo es tener un adecuado marco legal que garantice que la demanda de mano de obra y la oferta de empleo estén igualadas.

Estas “nuevas formas de trabajo, que es un término internacional”, deben propiciar un equilibrio entre el empleo, el aprendizaje y el cuidado. Les debe permitir buscar un mejor trabajo “que coincida con su vida y todo el nuevo entorno”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo