Nuestros sitios
Compartir

México, a las puertas del acuerdo laboral “más ambicioso” de la historia con el T-MEC

México, a las puertas del acuerdo laboral “más ambicioso” de la historia con el T-MEC
El nuevo acuerdo comercial de América del Norte contiene reglas para el mundo del trabajo en el país enfocadas al empleo digno y la garantía para la democracia sindical y la libertad de asociación.

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) está a unos días de entrar en vigor y sus reglas no sólo serán comerciales, el nuevo acuerdo de América del Norte contiene uno de los capítulos laborales más ambicioso que se haya negociado, coinciden especialistas.

Para la firma del Tratado, nuestro país asumió compromisos y nuevas reglas laborales que deberán ser cumplidas para evitar quejas y controversias con Estados Unidos y Canadá.

“El capítulo 23 del T-MEC es el capítulo laboral más ambicioso que se ha negociado. Hay obligaciones laborales nuevas, tales como mecanismos de solución de controversias fortalecidos y las posibilidades de sanciones comerciales tanto a nivel de sector o industria, como a nivel de planta”, expuso Herminio Blanco Mendoza, presidente de IQOM Inteligencia Comercial y quien fuera el líder de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Arturo Alcalde Justiniani, integrante del Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral, coincide en lo ambicioso que es el capítulo laboral del T-MEC. Para el abogado, el nuevo acuerdo comercial también es producto de reclamos históricos y vicios que debían terminar.

“Tiene su origen en un modelo laboral con muchos vicios, que generó desconcierto en el espacio internacional. Por un lado, por las quejas presentadas durante muchos años por parte del movimiento laboral mexicano por las dificultades en materia de libertad sindical y de negociación colectiva y, por el otro, porque organizaciones internacionales hicieron propias las quejas de origen nacional, particularmente en materia de justicia”, dijo en entrevista.

¿Qué cambios traerá el T-MEC? Uno de los principales, y quizá el más visible, es la reforma laboral con un nuevo sistema de justicia para resolver conflictos del mundo del trabajo y garantías para la democracia sindical y la negociación colectiva.

Defensa del trabajo digno

Los compromisos de México, además de los plasmados en la reforma laboral, incluyen el combate al trabajo forzoso, la abolición del trabajo infantil, la no discriminación y condiciones aceptables de salario mínimo, jornadas laborales y seguridad social para la fuerza de trabajo.

Además, las autoridades mexicanas deberán atender los casos de violencia o amenazas contra trabajadores que intenten ejercer sus derechos, comentó Herminio Blanco.

Una de las bases del T-MEC son los derechos humanos de los trabajadores, acotó Arturo Alcalde. “La libertad sindical, la contratación colectiva, el trabajo infantil, el trabajo forzoso y la no discriminación son cinco principios fundamentales que incluso la OIT considera obligatorios”, expresó.

Y si bien el Tratado entrará en vigor el 1 de julio, nuestro país comenzó el año pasado la transición al nuevo modelo de justicia laboral para la creación de los centros de conciliación y los tribunales laborales, los cuales comenzarán a funcionar parcialmente en octubre próximo.

La promulgación de la reforma laboral el 1 de mayo del 2019 oficializó obligaciones como el voto libre, personal, secreto y directo en las elecciones sindicales y la negociación colectiva; también inició el proceso de legitimación de los contratos colectivos de trabajo actuales.

Esfuerzo preventivo

“Hoy tenemos que poner todo nuestro trabajo en cumplir con la normatividad laboral que como país nos hemos dado para prevenir la presentación de quejas y, en el caso de que nuestros socios comerciales presenten una denuncia, darle solución durante la etapa consultiva. Es decir, generar un expediente y un curso de reparación lo suficientemente robustos para que evitemos a toda costa llegar a la instalación de un panel en primera instancia y, en segunda, a una sanción comercial”, dijo Alejandro Encinas Nájera, titular de la Unidad de Política Laboral y Relaciones Institucionales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

La dependencia, informó el funcionario, está preparando un protocolo de autoevaluación para que las empresas se informen de cuáles son las nuevas obligaciones laborales y comiencen a garantizar el cumplimiento.

Las sanciones para las empresas por no cumplir con estas disposiciones laborales van desde perder las preferencias arancelarias y la imposición de sanciones sobre los productos o servicios y, en un caso más extremo, hasta el bloqueo de sus importaciones.

Es decir, si un socio comercial detecta que un producto importado fue elaborado por trabajadores a los que no se les respetaron sus derechos, o realizado con trabajo forzoso o infantil, puede denunciar.

Esta queja obliga a que el país denunciado investigue, en primera instancia en una etapa consultiva. En caso de no resolverse, se procede a la instalación de un panel conformado por tres expertos, el cual determinará la gravedad del incumplimiento a la empresa. El país denunciante será quien decida qué sanción impone al centro de trabajo que no respetó las nuevas reglas laborales.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo