Nuestros sitios
Compartir

Incluirán en la legislación laboral la modalidad de “trabajo flexible”

Incluirán en la legislación laboral la modalidad de “trabajo flexible”
El Congreso analizará una iniciativa de diputados del PVEM y de Morena para incluir en la Ley Federal del Trabajo la posibilidad de contratos con horarios flexibles.

Un empleo con horarios flexibles, y no se trata de llegar a las 9 y salir a las 5, o a las 4 sin hora de comida. La idea es más bien uno con tiempos “sujetos a las necesidades y posibilidades permanentes” del trabajador. Una iniciativa en la Cámara de Diputados pretende que esta modalidad se utilice en México bajo reglas claras.

“El trabajador estará obligado a anticipar e informar al gerente o patrón respecto del establecimiento de su jornada laboral, su duración y su repartición”. La calidad y cantidad del trabajo deberán ser iguales a los que lograría en una jornada completa o no flexible. La propuesta es de diputados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y de Morena.

Este video te puede interesar

Arturo Escobar, coordinador del PVEM en San Lázaro, argumenta que esta forma de trabajar es una alternativa para mejorar las condiciones laborales. Y enumera los beneficios: favorece la salud mental, la vida en familia, la lucha contra el cambio climático y la equidad de género. Además, disminuye la rotación en las empresas.

La reforma que plantea Escobar adicionaría el artículo 60 Bis de la Ley Federal del Trabajo. En ese apartado se establecería que el trabajador y el patrón podrán convenir un esquema flexible, de manera que el trabajador tenga la posibilidad siempre de determinarlo.

Esto deberá quedar estipulado en el contrato individual de trabajo o el contrato colectivo. En esos documentos tendrán que señalar el número de horas que el trabajador estará a disposición del patrón, “así como los mecanismos que permitan que el patrón tenga certeza sobre las particularidades establecidas por el trabajador”.

Ventajas para trabajadores y empresas

Países como Alemania llevan varios años avanzando en el trabajo flexible, apunta. De 1991 a 2007 el modelo tradicional de empleo en ese país se redujo a 58 por ciento. Al mismo tiempo, este otro esquema laboral aumentó de 15 a 35 por ciento. “Las consecuencias fueron que la participación de las mujeres en el trabajo aumentó”.

En México podría ser algo nuevo o no tan común, aunque cada vez es más utilizado. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lleva décadas subrayando sus ventajas. En un comunicado de 1998 explicó que “flexibilidad no consiste solamente en cómo organizar el trabajo, sino cómo programarlo y remunerarlo”.

Arturo Escobar cita una encuesta realizada en Reino Unido. La investigación, llamada Wildgoose Survey, indica que 60% de los consultados consideró que el trabajo regular, de las 9:00 a las 17:00 horas, “ya no satisface el balance entre vida y trabajo”. Además, 39% de quienes sí tenían un trabajo flexible notó una mejoría en su salud mental.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 75% de la población padece de fatiga por estrés laboral. Este porcentaje supera a los de países como China y Estados Unidos. Este problema, sumado con los conflictos trabajo-familia, “representan riesgos psicosociales”, que tienen un impacto negativo no sólo en la salud de los trabajadores, sino en su desempeño en la empresa, apunta el diputado.

Al implementar trabajo flexible, las organizaciones aumentarían la probabilidad de “atraer empleados con mayores aptitudes”. Al contar con un mejor personal también podrían captar “más clientes y a futuro lograr atraer trabajadores de la generación Z”.

Además, la retención de empleados también mejoraría, pues “14% de los empleados de trabajos no flexibles considera cambiar de trabajo a uno que ofrezca esa modalidad”. El porcentaje aumenta a 21 para quienes son padres de familia.

La alternativa no es para todos

La iniciativa aclara que la flexibilidad no puede abarcar todos los empleos. La producción industrial, el almacenamiento, la atención al cliente, el cuidado médico, supermercados y tiendas minoristas, por ejemplo, difícilmente podrían entrar en esta categoría.

“El horario flexible depende de la interdependencia requerida en el trabajo. A una enfermera que trabaja el turno de la tarde no le será fácil encontrar a alguien que la cubra. “Un trabajo con horarios flexibles depende de la disponibilidad de los empleados” para realizar las tareas que dejaría de hacer.

Pero tampoco depende exclusivamente de regulaciones, según ha advertido la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Incluso “pueden ser obstáculos” si no están diseñadas de manera adecuada. “La flexibilidad del mercado de trabajo debe ser entendida como un instrumento para cumplir mejor con el objetivo la generación de empleos de calidad”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo