Nuestros sitios
Compartir

Guía práctica para evitar los contagios de covid-19 en el trabajo del hogar

Guía práctica para evitar los contagios de covid-19 en el trabajo del hogar
La OIT y la Secretaría del Trabajo de la Ciudad de México han elaborado una serie de recomendaciones sanitarias para empleadas y empleadores, las cuales incluyen la prueba del nuevo coronavirus.

El trabajo del hogar y el de cuidados son de las ocupaciones más importantes para el sostenimiento de las economías y de las sociedades. Y la covid-19, que requiere de extremar la limpieza y encargarse de otras personas, lo ha confirmado. Por ello, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) elaboró un protocolo para evitar contagios en el ejercicio de esa labor.

Durante los primeros meses de la pandemia, este sector no fue tomando en cuenta las guías sanitarias en el ámbito laboral. Sin embargo, ahora también la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) de la Ciudad de México elaboró una. Ésta, junto con la de la OIT, toma en cuenta las medidas que deben tomar tanto la parte patronal, como de quien presta el servicio.

Este video te puede interesar

“La seguridad y salud en el trabajo es un derecho de las personas trabajadoras y una responsabilidad de las personas empleadoras”, subraya el documento de la OIT. Quienes las contratan, “tienen también la obligación de implementar medidas” para evitar el riesgo de transmisión.

Además de ello, “es urgente” que las inscriban al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). “Jamás fue más evidente la necesidad de garantizar” su derecho a la protección social y a servicios de salud, apunta Helmut Schwarzer, especialista en Protección Social y Desarrollo Económico de la oficina de la OIT en México y Cuba.

El diálogo y la colaboración entre ambas partes será particularmente fundamental en esta etapa, señala. Debido a que este trabajo se realiza en las casas, es decir, en espacios privados, cada hogar y cada familia presentará particularidades en el empleo, en las que todas deben estar de acuerdo.

» Protocolo para empleadores

  • Brindar información clara y oportuna sobre medidas preventivas como: el distanciamiento físico, el lavado frecuente de manos con agua y jabón o el uso de alcohol en gel, el evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, y el empleo correcto de equipo de protección personal.
  • Si alguien en enferma de covid-19, informar inmediatamente a la trabajadora para que no asista a sus labores. Mantener el pago del salario en tanto ella un puede asistir.
  • Establecer horarios flexibles de entrada y salida para disminuir el riesgo de exposición de la trabajadora en horas pico.
  • En la medida de lo posible, pagarle taxi para su traslado de ida y regreso.
  • La OIT recomienda que si la empleada acude diferentes días de la semana sólo unas horas, es mejor agrupar los días de trabajo en uno o varios completos para reducir los traslados.
  • Sin embargo, la STyFE indica que, en la medida de lo posible, las jornadas deben ser reducidas o escalonadas con el resto de las personas en el hogar. Esto, para evitar que haya mucha gente en el mismo lugar.
  • No enviarla a realizar actividades en lugares concurridos.
  • No realizar reuniones con grandes cantidades de personas mientras la trabajadora se encuentra en casa
  • Otorgarles, sin costo alguno para ella, los elementos de protección, como cubrebocas, guantes, gel antibacterial.
  • Disponer de un contenedor específico para el desecho de material de limpieza, como guantes o cubrebocas.
  • Si la trabajadora se contagia de covid-19, brindarle una licencia con goce de sueldo durante su recuperación.
  • Ninguna trabajadora puede ser separada de su trabajo por contraer la enfermedad.

» Protocolo para las trabajadoras

  • Durante el traslado, utilizar cubrebocas que protejan desde la nariz hasta el mentón. Es mejor vestir ropa de manga larga y recogerse el cabello.
  • Tomar en cuenta las medidas preventivas que establezca la persona empleadora.
  • Mantener un diálogo constante con la persona empleadora.
  • Llevar el uniforme guardado en una bolsa limpia y colocárselo al llegar. Si no cuente con uno, llevar otra muda de ropa limpia y cambiarse al llegar al trabajo.
  • Aceptar realizarse pruebas para detección de covid-19, cuyo costo correrá a cargo de la persona empleadora. Éstas nunca deben de incluir pruebas de embarazo y/o VIH.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y con jabón.
  • Al recoger la ropa sucia para lavarla, evitar sacudirla para evitar que el virus se disperse en el aire.
  • Mantener, en lo posible una distancia mínima de 2 metros con cualquier otra persona.
  • Realizar las actividades con puertas y ventanas abiertas.
  • Usar cloro al 10% en agua y no almacenar el sobrante. O bien, con soluciones de alcohol al 70 por ciento. No mezclar otros productos y utilizar guantes.
  • Si está a cargo del cuidado de perros, pasearlos en periodos cortos, en horarios y lugares con poca gente. Limpiarles las patas y hocico con agua y jabón al regreso de cada paseo.
  • Usar cubrebocas y guantes durante toda la jornada laboral.
  • Al regresar a casa, cambiarse de ropa.

La otra parte del protocolo

El trabajo del hogar remunerado es uno de los sectores más afectados por la covid-19, señala la OIT. En este trabajo se emplean más de 67 millones de personas en el mundo, y el 75% de ellas están en la informalidad, “a pesar de la importante contribución que realizan al cuidado de personas y al mantenimiento de los hogares”.

En México, habían más de 2.4 millones en esta actividad, pero para junio pasado y debido al confinamiento, 30% había dejado de laborar, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Y antes y después de esta crisis, la informalidad abarcaba a 99% de ellas. Es decir, carecían de seguridad social.

En la Ciudad de México les fue permitido volver a laborar hasta el inicio de julio, en dicha entidad radican más de 195,000 personas trabajadoras. Pero otras miles viajan a diario desde el Estado de México, principalmente, para trabajar en un hogar de la capital del país.

“A pesar de su importancia y del tamaño de este sector ocupacional, se encuentra entre uno de los más desprotegidos”, apunta la STyFE. La dependencia local además de recomendar los puntos anteriores, indica que contar con un contrato por escrito y el pago de prestaciones de ley (como el aguinado, prima vacacional y seguro social) son parte fundamental de la seguridad laboral.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo