Nuestros sitios
Compartir

Eliminar el buen outsourcing sería una catástrofe: Ulises Murguía

Eliminar el buen outsourcing sería una catástrofe: Ulises Murguía
El diputado de Morena defiende que la reglamentación de las empresas de tercerización es la mejor vía para atender la situación actual, no la desaparición de la figura de la ley.

Al segundo periodo ordinario le queda un mes, y el diputado federal Ulises Murguía Soto está seguro de que en ese tiempo el Congreso aprobará reformas para regular la subcontratación. Él impulsa un proyecto para acotar la figura legalmente, certificar a las empresas de tercerización y garantizar los derechos de los trabajadores bajo este modelo.

“El tema genera controversia, pero es muy sencillo: todos los días convivimos con la terciarización. No podemos eliminarla, sería una catástrofe” para el país. Actualmente, asevera, de los más 20 millones de contribuyentes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 8 millones 400,000 son de subcontratación. “De ese tamaño es esa economía”, detalla.

Este video te puede interesar

“Mi propuesta reglamenta a las empresas y garantiza los derechos de los trabajadores”. El legislador de Morena desdeña aquellas que quieren desaparecer el outsourcing. Principalmente las que vienen de los sindicatos, incluida la del senador Napoleón Gómez Urrutia, de su mismo partido. Esas iniciativas, dice, buscan controlar a las empresas y adjudicarse la terciarización.

“¿Por qué los sindicatos de antaño están luchando (contra el outsourcing)?”, cuestiona el empresario. Enseguida él mismo responde: “Tienen el plan de que, si desapareciera la figura, ellos, con un contrato colectivo de trabajo, ofrecerían la subcontratación a las compañías. Y de a gratis”.

Las organizaciones gremiales están exentas del pago al Impuesto Sobre la Renta (ISR), recuerda. Entonces, el gobierno dejaría de percibir ese gravamen que proviene del salario de los trabajadores, “y que hoy sí cobra vía outsourcing. Eso sí sería una evasión fiscal premeditada”.

El debate sobre una nueva regulación quedó pendiente desde la reciente reforma laboral, aprobada en abril pasado. Esta modalidad de empleo fue incluida en la Ley Federal del Trabajo en 2012.

En este segundo periodo de sesiones se han presentado cinco iniciativas en la materia. La última es la de Murguía Soto en la Cámara de Diputados. En ese órgano legislativo hay otra del PRI, del diputado Isaías González Cuevas, líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC). También está la del PT, que pide eliminar esa figura. Gómez Urrutia, respectivamente, la presentó en el Senado.

Un llamado al consenso

“Qué mejor manera de empezar el 2020, que con un modelo de subcontratación regulado”, señala el diputado federal mexiquense. “El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador quiere recuperar la confianza de las empresas y de los trabajadores con sus empleadores”, asegura.

Para nada está de acuerdo en “destruirlo” porque, además, es el principal contratante de estos servicios. Lo hace “porque es más económico que tener a sus propios empleados. Le quita la carga” de los pagos al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), incapacidades, riesgos simples o permanentes, jubilaciones, pensiones, apunta el legislador.

Las empresas de subcontratación le resuelven, al gobierno y a organizaciones privadas, los procesos de reclutamiento, selección, capacitación y percepciones. Sobre todo, a las trasnacionales, que desconocen “la idiosincrasia de los mexicanos. No son lo mismo los trabajadores de Jalisco que de Chiapas, donde la mayoría son rurales”, agrega.

Por esto último Ulises Murguía sostiene que las propuestas para eliminar la terciarización “se soportan con argumentos falsos. Dicen que el sector empresarial de Estados Unidos está de acuerdo en la erradicación de esta figura. Es una mentira”. Los inversionistas estadounidenses necesitan de la experiencia de las empresas subcontratistas, subraya.

También plantea crear salarios mínimos profesionales según la actividad subcontratada. Para fijarlos, define su propuesta, se realizarían mesas de trabajo tripartitas. Propone que haya empresas certificadoras, ya sea gubernamentales o privadas.

Ulises Murguía confía en que será su propuesta la que se vote y que será antes de que termine este año. Informa que ya ha habido un cabildeo con senadores y diputados. “Muchos conocen a fondo este proyecto y están totalmente en favor de mi iniciativa y totalmente en contra de la desaparición”, agrega.

Por si las dudas, lanza un llamado a quienes no estén convencidos. “Invito a los compañeros del PT, al propio senador Napoleón Gómez a platicar y, si gusta, llegar a un consenso de la regulación. Pero no a la desaparición”, concluye.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo