Mundo del Trabajo Leyes y Gobierno

El trabajo retomó su papel central en la agenda nacional: Luisa María Alcalde

Por: Gerardo Hernández y Felipe Morales Fredes 30 Abr 2021

La encargada de la política laboral del país considera que se han puesto los cimientos para un nuevo modelo de trabajo más justo, basado en los equilibrios en el aparato productivo nacional y el respeto a los derechos laborales.

En dos años, los cambios en materia de trabajo han sido con paso firme para la dignificación del trabajo, afirma Luisa María Alcalde Luján, secretaria del Trabajo y Previsión Social. Desde reformas legislativas hasta una política sólida para la recuperación del salario mínimo, apunta, la transformación ha buscado construir un modelo económico basado en el respeto de los derechos laborales.

“El trabajo volvió a tener una importancia central en la agenda nacional, respetando los derechos de los trabajadores y construyendo un modelo económico, pensando en que no se puede avanzar si no es de la mano de los trabajadores que son la fuerza que genera las utilidades”, indica en entrevista con El Economista.

La reforma laboral de 2019 fue sólo el primer paso para saldar deudas históricas con las personas trabajadoras, pero la ruta para la dignificación de la fuerza laboral ha seguido con la política de recuperación del salario mínimo y sus últimos tres incrementos históricos, además de la reforma en materia de pensiones, de subcontratación, teletrabajo y vivienda, resalta.

Los avances han significado una base de cimientos en la construcción del nuevo modelo económico basado en los equilibrios. Sin embargo, la Secretaria del Trabajo reconoce que aún queda mucho camino por recorrer, pues los cambios son profundos y no se logran de la noche a la mañana.

La implementación de las reformas, que implican en buena medida un cambio cultural, es uno de los desafíos actuales. “No es sólo un cambio normativo, es un cambio de cultura, de cómo hemos venido llevando las relaciones laborales, no sólo entre sindicatos y empresas, sino entre la autoridad, los sindicatos y las empresas”.

Luisa María Alcalde se muestra optimista ante los cambios laborales de los últimos dos años, una transformación que no ha sido sencilla porque se ha requerido conciliar entre ambas partes: empresarios y representantes de trabajadores.

“Seguiremos apostando por esos equilibrios que nos llevarán a ser un país más justo, de respeto de los derechos laborales, para dejar atrás un modelo en el cual se apostó por desmantelar el mercado laboral a costa de millones de mexicanos”, expresa.

Confía en que una de las claves para la dignificación del trabajo en México es continuar con la coordinación con otras áreas de gobierno, como la ampliación de la seguridad social para las nuevas modalidades del trabajo.

Pero la transformación del mercado laboral, reconoce, no está sujeta sólo a la implementación de las normas, también requiere de la participación de los trabajadores.

“El cambio es tan profundo y está arraigado a esta cultura, que los cambios a las leyes no van a iniciar apenas. En el tema de la reforma laboral ya estamos viendo los recuentos que están ocurriendo, las legitimaciones de los contratos colectivos donde a los trabajadores se les entrega un ejemplar de su contrato y acuden a las urnas a elegir si legitiman ese contrato y, por ende, al sindicato que en algún momento firmó a su nombre. Éste es un ejercicio que se está dando todos los días en nuestro país”, concluyó.

Notas Relacionadas