Nuestros sitios
Compartir

Coneval llama a reorientar PEF 2021 para enfrentar la crisis laboral por Covid-19

Coneval llama a reorientar PEF 2021 para enfrentar la crisis laboral por Covid-19
Instrumentos como seguro de desempleo, renta básica ciudadana, subsidio a cuotas patronales del IMSS son parte de las recomendaciones para enfrentar el impacto de la pandemia en el mundo del trabajo.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) propuso al Congreso de la Unión que en el Presupuesto de Egresos 2021 se reactive el Programa de Empleo Temporal y que se incorporen subsidios a las cuotas patronales del IMSS, un seguro de desempleo contributivo y una transferencia monetaria básica para trabajadores afectados por la Covid-19.

Las propuestas son parte del documento Consideraciones para el proceso presupuestario 2021,enviado por el organismo a la Comisión Permanente. En el documento, sugiere ampliar o mejorar varios programas para atender los estragos de la emergencia sanitaria en el mercado laboral.

Este video te puede interesar

“Es necesario que el Estado adopte acciones extraordinarias para mitigar el impacto negativo de la pandemia en el empleo y las unidades económicas”, detalló.

En septiembre próximo iniciará el periodo ordinario de sesiones. Entonces la Cámara de Diputados comenzará la discusión del Paquete Económico para el próximo año. Diferentes sectores enviarán sus propuestas y demandas de recursos económicos. Para entonces, los legisladores tendrán este análisis del Coneval sobre los programas actuales y propuestas de mejora.

La prioridad, indica en el documento de 261 páginas, deben ser las poblaciones históricamente discriminadas. Entre ellas: mujeres, jóvenes, adultos mayores, indígenas y personas con discapacidad.

En materia de trabajo, el año pasado la brecha de participación laboral entre mujeres y hombres era de 31 por ciento. La tasa de desempleo de jóvenes entre 18 y 29 años era de casi el doble de la tasa nacional. Y 72% de la población indígena tenía ingresos por debajo de la línea de pobreza.

Pero para mayo de este 2020, el tercer mes de la Covid-19 en México, la pobreza laboral alcanzó a 54% de la población, según el Coneval. Y de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de 12 millones de personas dejaron de tener ganancias por su trabajo.

Por ello, subraya el Coneval a los legisladores, “los programas que otorgan transferencias económicas a los grupos vulnerables e históricamente discriminados pueden ayudar a atenuar la pérdida de ingresos a causa de la emergencia”. sanitaria

Pero se necesitan medidas adicionales. Porque existe una “complejidad” para identificar quienes las necesitan. Una “transferencia básica emergente, no necesariamente universal, pero con una cobertura amplia de los trabajadores afectados”, podría ser una solución, dice.

El Coneval identificó tres programas que ya brindaban transferencias monetarias a personas desocupadas. Pero “la mayoría” las condicionan a capacitaciones en los centros de trabajo. Y por la pandemia, muchos están cerrados.

Esto “hace evidente la pertinencia de considerar el establecimiento de seguros de desempleo”. No contar con uno “vulnerará a la población ocupada que posiblemente pierda su empleo”.

Si no hay programas, hay que crearlos

El gobierno federal ya puso en marcha “medidas extraordinarias” para atender la crisis, dice el Coneval. Por ejemplo, créditos a microempresas y a derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). También la contratación de personal médico y de enfermería.

El gasto por esas y otras medidas, como el apoyo a gobiernos estatales y municipales, es de más de 242,000 millones de pesos. Esto, según el Coneval, representa 1% de la estimación del Producto Interno Bruto para el 2020.

Sin embargo, esto será insuficiente, advierte. Una gran parte de los trabajadores carece de seguridad social. Ante el desempleo, muchos no podrán volver al sector formal, donde tendrían más posibilidades de tener una pensión.

Por ello, para el Coneval es “necesario, tener en cuenta” la implementación de una pensión universal mínima de retiro y de invalidez financiada con impuestos generales.

Si el modelo de protección social no es el ideal para cubrir los riesgos que disminuyen el ingreso de los hogares, “como una crisis sanitaria o fenómenos adversos”, pues se deben diseñar nuevos, apunta el organismo.

Propone la creación de una renta básica ciudadana. Esto quiere decir otorgar un apoyo económico mínimo que se otorgaría de manera general. Otra opción es un instrumento llamado “piso mínimo solidario”. Éste, a diferencia del anterior, “puede ser no aceptado por individuos con mayores ingresos y transferido a grupos vulnerables”.

En suma, el Coneval le sugiere a los diputados “adecuar e integrar” programas de seguridad social contributiva para atender a la población que fue afectada laboralmente por esta pandemia. Dado el cese de sus actividades productivas, subraya, se han convertido en población vulnerable o ha profundizado su precariedad.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo