Nuestros sitios
Compartir

Cambios en política de seguros ponen en jaque a miles de burócratas

Cambios en política de seguros ponen en jaque a miles de burócratas

Al menos 500,000 pólizas de gastos médicos mayores que cubrían a alrededor de 2 millones de personas fueron canceladas. Hay otras 500,000 pólizas de seguros de separación individualizada que debe pagar Metlife, pero lo hará en cuotas o habrá penalizaciones.


El sector asegurador no es el único afectado por la cancelación de seguros para trabajadores de gobierno. Para algunas familias mexicanas de funcionarios públicos, la eliminación de estas prestaciones se ha traducido en costos interminables y en grandes esperas, dependiendo del caso.

Rafael Soria Fragoso reside en Pachuca, Hidalgo, y trabaja en la Policía Federal. El 15 de octubre del año pasado nació su primer hijo, Tadeo; sin embargo, nació con un defecto de nacimiento llamado gastrosquisis, en el cual la pared abdominal tiene un orificio y algunos órganos se encuentran expuestos.

Este video te puede interesar

Gracias a que en julio había sido promovido, Rafael contaba con el seguro de separación individualizada (SSI) y el seguro de gastos médicos mayores como prestaciones por trabajar en el gobierno. Este último seguro fue el que le dio un respiro financiero a su situación para poder atender adecuadamente a su bebé.

No obstante, días antes de acabar el año les avisaron que, ante la llegada del nuevo gobierno, estos seguros serían cancelados, con lo cual él debería empezar a ver qué hacer para solventar los gastos del tratamiento de su hijo.

“Desde su nacimiento, se han complicado las cosas. Me avisaron días antes de que se acabara el año, ya se veía venir, pero eran especulaciones, aún no era oficial. En diciembre nos mandaron un comunicado mientras mi bebé estaba en Médica Sur con la atención especializada. Me afectó, porque tuve que pagar alrededor de 250,000 pesos, que obviamente no tenía, apresurar el alta de mi bebé y moverlo de hospital”, cuenta.

Pese a la eliminación del seguro, Rafael comenta que Seguros Atlas le otorgó una cobertura, pero ésta expiró el pasado 15 de febrero.

“Los médicos no se ajustaron a los tabuladores que manejaban y tengo que hacer ese gasto de la estancia en Médica Sur, que es muy caro. En su momento, MetLife pagó de cuenta hospitalaria alrededor de 2 millones y medio por la estancia de mi bebé, mientras que mi esposa y yo como 200,000 de honorarios médicos”, comenta.

Además, acceder a una nueva cobertura de gastos médicos es muy caro, ya que las aseguradoras toman el defecto de nacimiento como una enfermedad preexistente.

Como funcionario, Rafael tiene derecho a atenderse en el ISSSTE, por lo cual llevó a Tadeo ahí. Sin embargo, una negligencia médica y mala atención influyeron para que cambiara a su bebé al Hospital Infantil Federico Gómez; no obstante, en este hospital, luego de un estudio socioeconómico, debe pagar la tarifa más alta por ser derechohabiente del ISSSTE.

Rafael tampoco puede acceder a lo que ahorró en su SSI. Si bien su ahorro apenas lo había iniciado, quiere utilizarlo para pagar los gastos en el hospital, pero la aseguradora le pide darse de baja de la institución o renunciar a su puesto, algo que no es una opción para él.

“La intención que tenía el nuevo gobierno, lo que había escuchado, era quitar los excesos a los altos funcionarios, pero arrasaron parejo, sin hacer un estudio real”, expresa.

Sin acceso a su ahorro

Eva y Andrés, como pidieron que se les llamara, también tienen problemas para acceder a los ahorros en su SSI, en donde ellos aportaban cierta cantidad de su sueldo y el gobierno ponía el mismo monto.

Eva ya estaba al tanto de la situación, su contrato era eventual y acababa en diciembre. No obstante, desde antes de dejar de laborar ha encontrado dificultades para obtener respuesta por parte de MetLife.

Reconoce que ella no debe ser la única que marca y tiene dudas, por lo cual entiende que las líneas telefónicas de la aseguradora estén saturadas o no contesten. De acuerdo con lo que otros compañeros le han dicho, la respuesta de MetLife es darles fecha para una cita, en la cual podrán ser asesorados.

Por su parte, Andrés continúa con su trabajo en la Secretaría de Economía y, si bien apenas llevaba un año con su ahorro en el SSI, quiere saber cómo cobrarlo y si habrá una comisión por sacar su ahorro antes.

“Nuestra preocupación es que Metlife no quiere entregar el dinero en una sola exhibición, ya que nos lo quieren dar en cinco pagos, retirando cada seis meses 20% del ahorro. Quiero ver a un agente de la aseguradora para asesorarme, ver cómo se solicita el rescate y saber si me van a cobrar o no por ello”, añade.

El caso de Ángel Gutiérrez fue diferente. Al igual que muchos, se enteró por medios de comunicación, pero, como su contrato ya iba a acabar, no tuvo problema en retirar alrededor de 500,000 pesos que tenía ahorrados. Él sigue con un puesto en el gobierno, por lo que busca tener un producto similar para ahorrar, aun sin la aportación que antes hacía la dependencia donde labora. Sin embargo, MetLife no lo ha asesorado o dado opciones para ello.

El Economista buscó a MetLife para hablar de la situación, pero al cierre de esta edición la aseguradora no había hecho comentarios.

Medidas arbitrarias

Para Mario Di Costanzo, quien fuera presidente de la Condusef en el sexenio anterior, las medidas que está tomando MetLife son arbitrarias y abusivas. Refiere que varios trabajadores se han acercado a él para pedir asesoría.

Explicó que la aseguradora les ha dado tres opciones a los funcionarios. La primera es que sigan con su ahorro en el SSI, pero sin la aportación del gobierno y sin darles datos sobre la tasa de interés o más información. La segunda es la que comentó Andrés, de retirar su ahorro en cinco parcialidades. Mientras que la tercera es que, si quieren retirar en una sola exhibición, les cobrarán una comisión y una penalización por retiro adelantado, que incluso sería de 30 por ciento.

Ante el comportamiento de MetLife, Di Costanzo sugirió a los trabajadores acudir con la Condusef, o bien, interponer algún medio de defensa legal. Pese a que considera que tienen muchas posibilidades de ganar, también les generará muchos gastos.

Según Di Costanzo, en el gobierno había alrededor de 500,000 pólizas de SSI y otras 500,000 de gastos médicos mayores. Estas últimas cubrían a alrededor de 2 millones de personas con enfermedades, ya que la cobertura no sólo cubría al funcionario, sino también a su cónyuge e hijos.

Añadió que a diciembre del 2017, de acuerdo con datos de Hacienda, la prestación del seguro de gastos médicos generó un costo al gobierno de aproximadamente 2,700 millones de pesos y permitió cubrir a aproximadamente 2 millones de personas, de las cuales 500,000 eran servidores públicos y 1.5 millones cónyuges o hijos. De esta manera, el costo anual de la prima por asegurado tenía un costo de 1,350 pesos al año.

ana.martinez@eleconomista.mx

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo