Nuestros sitios
Compartir

Aprueban pacto mundial contra la violencia y el acoso en el trabajo

Aprueban pacto mundial contra la violencia y el acoso en el trabajo
El nuevo convenio de la OIT protege a todos los trabajadores frente al acoso, incluso a quienes laboran en el sector informal, buscan empleo o son voluntarios.

No todos estuvieron de acuerdo, pero finalmente el Convenio sobre violencia y acoso laboral fue aprobado el fin de semana por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). México, que acaba de pasar por una nueva ola del movimiento #MeToo, con denuncias de agresiones sexuales en el ámbito laboral, fue uno de los miembros que dijo sí a esta nueva norma.

El convenio define la violencia y el acoso como los comportamientos, acciones o amenazas que quieran causar –o sean susceptibles de causar— “un daño físico, psicológico, sexual o económico”. Quienes los padecen están viendo vulnerados sus derechos humanos y pone en riesgo la igualdad de oportunidades, agrega.

Este video te puede interesar

Este pacto protege a todos los trabajadores, cualquiera que sea su situación contractual. Es decir, no importa si están en el ámbito público o privado, rural, en la informalidad, si son pasantes o aprendices. También contempla a quienes han sido despedidos o son voluntarios en una organización, así como quienes están en busca de empleo y los postulantes a uno.

El documento fue avalado el viernes 21 de junio en el último día de la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, que se llevó a cabo en Ginebra, Suiza. Se emitieron 439 votos a favor, 7 en contra y 30 abstenciones. También se aprobó la Recomendación sobre violencia y acoso.

Por parte de México, las representaciones del gobierno federal y la de los trabajadores aprobaron el convenio. Mientras que Octavio Carvajal, a nombre de la Confederación de Cámaras Industriales, se abstuvo de respaldarlo.

¿Cómo se aplica para México?

La manera en la que este convenio funcionará es que las leyes laborales tendrán que ser modificadas para establecer en ellas lo que se acordó en este documento internacional. La recomendación, que también se aprobó por mayoría, dice que incluso también las leyes penales deben abordar este problema.

Antes de contar más acerca de los compromisos del gobierno de México con este convenio, quizá es necesario aclarar que falta un paso para que éste se lleve a cabo: la ratificación. El Ejecutivo Federal debe enviar el convenio al Senado de la República y luego los legisladores lo deben aprobar. A partir de entonces habrá una obligación de modificar las leyes en esta materia.

Este histórico convenio llega tras varios de años en los que trabajadores, organizaciones y activistas en todo el mundo han denunciado la violencia y el acoso en el trabajo. Particularmente el movimiento #MeToo, en el que mujeres evidenciaron las agresiones sexuales recurrentes y normalizadas.

La OIT recogió muchas de estas denuncias y las integró al convenio. Por ejemplo, señala la violencia y acoso por razón de género e incluye el acoso sexual. Dado que muchas dijeron que las agresiones ocurrían no en la oficina, sino vía WhatsApp, el convenio se aplica también a las comunicaciones por medio de tecnologías relacionadas con el trabajo.

Otro aspecto de avanzada es que habla sobre la violencia doméstica. En el artículo 10 del convenio ordena a los países miembros a adoptar medidas para reconocer los efectos de este problema, que afecta el empleo y la productividad.

En la recomendación les sugiere establecer licencias para las víctimas de violencia doméstica, modalidades de trabajo flexible, inclusión de este flagelo en la evaluación de los riesgos en el lugar de trabajo, así como informar a empleadores y trabajadores sobre cómo identificarlo y resolverlo.

Sindicalizados y migrantes indocumentados

Cuando se concluya el trámite de ratificación de este convenio, México estará comprometido a prohibir legalmente la violencia y el acoso, crear las políticas que lo erradiquen y reparar a las víctimas el daño ocasionado.

La OIT evitó tocar el tema de la libertad sindical y de negociación colectiva en este documento, pues son en estos procesos donde muchos trabajadores son acosados y violentados.

Para crear las políticas contra el acoso y la violencia, los gobiernos deberán consultar a las organizaciones de empleadores y de trabajadores. Además, le tiene que exigir a la parte patronal que establezca programas para evitar el acoso y una evaluación de riesgos.

Lo ideal, señala el convenio, es que esa evaluación ponga especial atención a los peligros que se deriven de las condiciones y modalidades de trabajo y de la gestión de los recursos humanos. En la medida que sea posible, que se tomen en cuenta los riesgos de acoso que los trabajadores tienen con clientes, proveedores de servicios, usuarios, pacientes y el público en general.

En la recomendación, se le señala a los países que “deberían adoptar medidas legislativas o de otra índole para proteger a los trabajadores migrantes”, particularmente a las mujeres, contra la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, con independencia de su estatus migratorio.

Nuevas normas para el mundo del trabajo

El convenio entrará en vigor 12 meses después de que dos estados miembro de la OIT lo hayan ratificado. Si México no es uno de ellos, comenzará una especie de presión para que también lo ratifique.

Desde 2011 la Conferencia Internacional del Trabajo no había aprobado un convenio, el último fue sobre trabajadoras del hogar.

“Es la primera ocasión en la que se adoptan un Convenio y una Recomendación sobre violencia y acoso en el mundo del trabajo. Esperamos que las nuevas normas contribuyan a forjar el futuro del trabajo que todos anhelamos“, señaló la directora del Departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la OIT, Manuela Tomei, al anunciarse la aprobación.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo