Nuestros sitios
Compartir

¿Adiós corbatas y barbas en el trabajo? Los dilemas de las reglas de reapertura

¿Adiós corbatas y barbas en el trabajo? Los dilemas de las reglas de reapertura
Los lineamientos de seguridad laboral del gobierno advierten que hay varios elementos que pueden alojar el coronavirus. ¿Podría esto coartar el derecho personal a elegir la apariencia?

A los múltiples debates abiertos por la pandemia de Covid-19, ahora se suma uno sobre el derecho al libre desarrollo de la personalidad frente a “la consciencia individual de corresponsabilizarse” para contener al nuevo coronavirus. Y todo por las posibles restricciones para usar corbata y barba en los centros de trabajo.

Lo que sucede es que para que las empresas de construcción, minería y equipo de transporte puedan reabrir sus negocios después de haber cerrado por la emergencia sanitaria por el coronavirus, tendrán que tomar en cuenta una medida: permitir o no que su personal use joyería, corbata, barba y bigote.

Este video te puede interesar

Uno de los requisitos que el gobierno federal les ha puesto a esas industrias es tener un protocolo, basado en los Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral. Luego, deberán autoevaluarse y, bajo protesta de decir verdad, señalar con cuáles de los puntos de ese documento cuenta su plan.

Las reglas oficiales contienen una guía para esa autoevaluación. Se trata de un listado de medidas para que las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas elijan las que les son aplicables.

El cuestionario está divido por columnas para identificar el tamaño del negocio y el área organizacional. También indica la medida de protección propuesta por la autoridad sanitaria y las casillas para señalar si ya la implementó, si no lo ha hecho o si no aplica para la empresa.

En un bloque destinado a las empresas de todo tamaño y en todos los departamentos se plantea: “Se tienen lineamientos para evitar el uso de joyería, corbatas, barba y bigote, toda vez que son reservorios de virus y demás microorganismos (fómites)”. Y enseguida las opciones de si cuenta con ellos, no cuenta con ellos o no aplica.

“Definitivamente no es algo que se podrá imponer”, comenta en entrevista Adelina González Marín, directora de Promoción de cultura y no discriminación, del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Como está planteado el lineamiento no incurre en una discriminación, sostiene. Sin embargo, habrá que estar atentos a que las empresas no se aprovechen o malinterpreten esta medida para intervenir en la apariencia del personal, pues está prohibido desde la Constitución Mexicana, apunta.

Si la empresa llegara a sancionar a su personal por usar joyas o barba en el centro de trabajo, “probablemente entraría en el terreno de lo discriminatorio porque obstaculizaría el derecho al trabajo” o al libre desarrollo de la personalidad.

De acuerdo con una tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ese último derecho comprende, “entre otras expresiones, la libertad de escoger su apariencia personal; su profesión o actividad laboral, así como la libre opción sexual. En tanto que todos estos aspectos son parte de la forma en que una persona desea proyectarse y vivir su vida”.

¿Cómo saber si es discriminación?

Para que una medida o una acción no sea discriminatoria tienen que cumplir con tres criterios, explica Adelina González Marín.

  1. Ser objetiva. En este caso, “sabemos que este tipo de coronavirus sobrevive en superficies u objetos”, indica.
  2. Racional. En este caso, si atiende al público, si está cercana físicamente a otras personas. De otra manera, “no es relevante si lleva joyería o usa barba” o corbata.
  3. Proporcional. Es decir, la medida tiene que ser de la magnitud del problema o, en este caso, de la función laboral. “Si su trabajo no es preparar o empacar alimentos o no tiene que ver, por ejemplo, con el sector salud, la proporcionalidad no se justificaría”.

Además, no debe obstaculizar el goce de un derecho. En ese caso, el derecho al trabajo, agrega. Si es así, “les invitamos a que nos hagan llegar la queja al Conapred. Las empresas también nos pueden preguntar, para evitar que estén violando alguna garantía”.

Sin embargo, en medio de una pandemia, la salud y la vida podrían estar por encima de cualquier otra cosa, como decidir usar corbata o barba; o al contrario, prohibir usarlas, apunta la directora de Promoción de Cultura y No Discriminación del Conapred.

“Acá juega la voluntad individual y colectiva de reconocerse como sujeto y sujeta que puede ayudar a contener la propagación del virus. Cuidándonos cuidamos a los demás”, expresó.

El documento del gobierno federal indica que los lineamientos “son una herramienta” para que los centros de trabajo evalúen las acciones a tomar para evitar contagios.

Pero subraya: “Sólo con la implementación de las medidas consideradas en la lista se conseguirá que la reapertura sea exitosa”.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Sostenibilidad sin quebrar las finanzas ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo