Mundo del Trabajo Leyes y Gobierno

LEYES Y GOBIERNO

¿A qué se enfrenta la caravana migrante que quiere trabajar en México o EU?

Además de la inseguridad en sus países, huyen del aumento de la pobreza por la covid-19, la informalidad laboral, el desempleo, los recortes salariales y el retroceso en la creación de fuentes de trabajo decente.

Escrito por: Blanca Juárez

La primera caravana migrante de 2021 que busca trabajo y una vida libre de violencia en Estados Unidos se ha detenido en Guatemala. Además de la fuerza desproporcionada de la policía, se ha encontrado con que las personas de origen guatemalteco ya tenían complicaciones para cruzar a México por la pandemia, aunque habían sido contratadas para laborar en este país. Otras quedaron atrapadas de este lado.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a finales de 2020 en México peligraban más de 24 millones de empleos. Esto afecta “de manera desproporcionada” a grupos vulnerables, como migrantes, solicitantes de asilo y refugiados y trabajadoras del hogar.

La OIT publicó un informe sobre la situación en el corredor Guatemala-México. En él advierte que las condiciones sanitarias impuestas por gobiernos y empresas alentarán el trabajo informal, con lo cual aumentará el riesgo de que sean víctimas de ofertas falsas o cobros indebidos de agencias, así como del contagio de covid-19.

El informe se titula Evaluación preliminar sobre el impacto de la pandemia de covid-19 en la migración laboral y las prácticas de contratación: Corredor migratorio Guatemala-México. En 2018 había aproximadamente 164 millones de trabajadores migrantes en el mundo, según la OIT. De ellos, casi 24% “se encontraba en Norteamérica, lo que representaba el segundo porcentaje más grande después de Europa”.

América Latina y el Caribe, dice el reporte, ha perdido al menos 34 millones de empleos a causa de la covid-19. Como consecuencia, enfrenta un aumento de la pobreza y de la pobreza extrema, más informalidad laboral, pérdida de seguridad social y de horas de trabajo, recortes salariales y retroceso en la creación de empleo decente.

Con todo este contexto, quizá sea más comprensible por qué miles de personas salen de sus países en las peores condiciones en busca de una vida mejor.

Migrantes varados

Empresas de reclutamiento, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil indicaron a la OIT que “se han impuesto nuevos requisitos de salud a las personas trabajadoras migrantes”. Y si no las cumplen, será difícil que consigan un empleo.

El 17 de marzo de 2020 el gobierno de Guatemala anunció el cierre de su frontera con México. Al otro día, el 18, el de Estados Unidos suspendió la emisión de visas H2A para trabajadores agrícolas. El 30 de marzo México entró en una emergencia sanitaria, por lo sólo permitió continuar con las actividades esenciales.

El cierre de la frontera al sur del país afectó a personas de origen guatemalteco, pues “no pudieron acudir a los lugares donde habían sido empleadas en México antes de iniciar la contingencia. O, bien, no tuvieron la posibilidad de regresar a sus hogares en Guatemala debido a las restricciones”.

La gran mayoría de las personas migrantes se emplean en sectores económicos esenciales, según el reporte. Su trabajo, entonces, muchas veces resulta imprescindible, especialmente en medio de una crisis sanitaria como ésta. Esos sectores son:

  • Agricultura
  • Industria agroalimentaria
  • Construcción
  • Servicios
  • Salud
  • Trabajo doméstico y de cuidados

“Esta pandemia ha puesto al descubierto el papel fundamental que tienen las personas trabajadoras migrantes en los sectores clave de la economía”, indica la OIT.

Pero su papel preponderante no ha sido correspondido, pues se tienen que conformar con “salarios bajos, condiciones laborales precarias y ausencia de mecanismos de protección social”. Además, repatriación de migrantes ha aumentado a raíz de esta crisis, se agrega en el reporte.

Por otra parte, “la migración laboral calificada se ve afectada pues muchas empresas siguen en cuarentena o se están viendo obligadas a cerrar”.

Problemas y sus posibles soluciones

“La falta de seguridad financiera y/o endeudamiento, causado por el incumplimiento de contratos” es uno de los problemas que están padeciendo. “Las condiciones en las que suelen vivir o trabajar las personas migrantes en determinados sectores económicos y que implica la vida o el trabajo comunal” podría tener provocar “graves repercusiones” en su salud.

Por ello, la OIT ha recomendado a los gobiernos “fortalecer institucional y presupuestalmente sus sistemas de inspección laboral”. También es urgente que las trabajadoras y trabajadores migrantes tengan un acceso efectivo a la justicia, agrega en el informe.

“Expandir y flexibilizar los mecanismos y procedimientos para la regularización migratoria” es otro paso importante. Pero poco se logrará si, a la par, no se otorgan subsidios de desempleo y apoyo financiero a las micro y pequeñas empresas.

Otra medida es la promoción de incentivos para la contratación de migrantes en países de origen y destino, como México. “Estos esfuerzos deben complementarse con campañas de sensibilización enfocadas en el sector privado”, destaca la OIT.

Notas Relacionadas