Nuestros sitios
Compartir

¿Cuánto más deberían aportar los trabajadores para su jubilación?

Por: Armando Leñero Llaca* ⎮ Universo Capital Humano 05 Oct 2020
¿Cuánto más deberían aportar los trabajadores para su jubilación?
El porcentaje con el que se retiran los mexicanos es, si acaso, del 30% de su sueldo. Sin iniciativas que impulsen una mayor aportación por parte del empleado, las consecuencias serían muy elevadas.

En medio de la pandemia por la Covid-19 se anunció para México una reforma al sistema de pensiones que, aunque mejora las condiciones de los trabajadores que dependen de una Afore, incrementa la contribución obrero patronal a 15%, lo que encarece un puesto de trabajo formal.

El esquema bajo el cual se presenta esta iniciativa impulsa a un debate que no es nuevo, pero vale la pena retomar: ¿por qué los trabajadores no aportan a sus cuentas de retiro cantidades adicionales? Las pensiones, cabe recordar, están determinadas por la cantidad con las que se cuenta en la Afore individual al momento de pensionarse.

Este video te puede interesar

Las aportaciones a los fondos para retiro de los trabajadores corresponden al 6.5%, con una división tripartita de 5.15% del empleador, 1.125% del trabajador y 0.225% por parte del gobierno. Con esta repartición, el reto no sólo es retirarse con un buen sueldo, sino que el empleado pueda echar mano del ahorro voluntario. Sin embargo, la propuesta hecha por el gobierno y organismos empresariales no apunta a incentivar ese ahorro.

En el Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF) la propuesta es considerar un incremento en la aportación de los trabajadores del 1.125 a 6.125%, lo que es similar a la aportación que hacen los trabajadores afiliados a los sistemas de pensiones del ISSSTE. Y a ello sumar una mayor aportación por parte de los trabajadores.

Tal propuesta se escucha inviable o incluso ‘sobrepasada’ en una economía donde los bajos ingresos salariales hacen imposible ahorrar y aportar una parte al retiro. Pero habría consecuencias a largo plazo de no fomentar con iniciativas tripartitas y el ahorro voluntario: la tasa de reemplazo de los mexicanos (porcentaje que representa la jubilación respecto al último salario del empleado) será bajo el panorama actual, si acaso, de aproximadamente 30% de su sueldo.

Considera el 30% de tu sueldo para vivir tras el retiro: ésta es la crónica anticipada de la pérdida de calidad de vida en los mexicanos.

Retador, pero necesario

La esperanza de vida se ha extendido, lo que implica que las personas viven más y enfrentan el reto de trabajar (más) sin poder ahorrar. En un futuro no lejano seremos un país con un mayor número de personas mayores y sin dinero, si no se prioriza una estrategia de mayor ahorro y aportación por parte el empleado.

Es cierto que si los trabajadores no tienen buenos sueldos, el margen de maniobra de su dinero es limitado, pero por otra parte está el desafío de la escasa cultura de ahorro en el país, aspecto que por cierto, no se estimula con una iniciativa de reforma de pensiones que carga la mayor parte a los empleadores: no al gobierno, no a los empleados.

De no haber un cambio al llegar la edad de jubilación, los mexicanos perderán su, ya de por sí, deteriorada en muchos casos calidad de vida. La capacidad de gasto disminuirá si consideramos que en esta etapa de la vida se tienen los mayores gastos en medicamentos y atención médica.

Para revertir esta tendencia, es necesario impulsar las aportaciones voluntarias al fondo de ahorro para el retiro. Quienes tienen que actuar, casi con calidad de urgencia, son aquellas generaciones que están más próximas a jubilarse bajo el esquema de la Ley del Seguro Social de 1997, que dejó en manos de las Afore las pensiones de los empleados del sector privado.

En Chile, por ejemplo, cada trabajador cotiza por sí mismo una cantidad de hasta 10% de su sueldo, lo que, de alguna manera se traduce en una jubilación más alta. Cómo llegar a ese punto, desde las finanzas personales, es materia de otra reflexión.

Por el momento, lo que buscamos recordar es que, de seguir una ruta como la actual, en la que el ahorro voluntario no figura, estamos en la ruta directa al colapso. De ahí que otras recomendaciones que el CEEF realiza para tener una reforma de pensiones más realista e integral se centran en lo siguiente:

  1. Incrementar la aportación de los trabajadores del 1.125 al 6.125%, similar a la aportación que hacen los trabajadores afiliados a los sistemas de pensiones del ISSSTE, de 6.1 por ciento. Los trabajadores deben hacerse responsables de colaborar con su ahorro para tener un ingreso suficiente en el futuro.
  2. Incrementar los años de la aportación del trabajador de 24 a 30 años, ya que con esto se fortalece el ahorro para hacer frente a su nivel de ingreso después de los 70 años.
  3. Debido al aumento en la esperanza de vida, se debe analizar la necesidad de incrementar la edad de jubilación de los 65 a los 70 años. Esto reducirá que la diferencia de años entre la esperanza de vida y la edad de jubilación se reduzca de 10 a 5 años en las condiciones actuales.

*El autor es presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal (@armandolenerol1)

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo