Nuestros sitios
Compartir

¿Perdiste tu empleo por la pandemia? Debes presentar declaración anual en el SAT

¿Perdiste tu empleo por la pandemia? Debes presentar declaración anual en el SAT
Las personas que hayan recibido el pago por algún tipo de indemnización laboral o que hayan dejado de trabajar en el transcurso del año deben presentar la declaración anual por los ajustes del ISR antes del 30 de abril.

Quienes perdieron o renunciaron a su empleo el año pasado a causa de la pandemia y recibieron una liquidación o finiquito antes del 1 de diciembre están obligados a presentar la declaración anual de personas físicas en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en abril, sin excepciones.

La Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) considera ingresos por la prestación de un servicio personal subordinado los salarios y demás prestaciones que deriven de una relación laboral, incluyendo los recursos obtenidos como consecuencia de la terminación de la relación de trabajo. 

Este video te puede interesar

Quienes deben presentar la declaración anual como personas físicas, destaca el SAT en su portal, son quienes ganan más de 400,000 pesos al año, quienes laboraron para dos patrones al mismo tiempo, quienes dejaron de prestar sus servicios antes del cierre del año y quienes obtuvieron “ingresos por concepto de jubilación, pensión, liquidación o algún tipo de indemnización laboral”.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, la pandemia eliminó 3.98 millones de empleos formales entre abril y junio, una tercera parte de estos corresponde a los registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

Especialistas explicaron que cuando se trata de un finiquito, es decir el pago por una separación voluntaria, es el trabajador quien está obligado a pagar el impuesto por ese ingreso mediante la declaración anual. 

En caso de una liquidación, es decir, cuando el colaborador es despedido, dicho monto ya incluye el gravamen descontado por el patrón. Sin embargo, en este caso el empleador no está obligado a hacer el cálculo anual del ISR, esa es la razón por la que la persona física debe presentar la declaración ante el SAT.

En su artículo 97, la Ley del ISR elimina la obligación de los patrones de calcular el impuesto anual de los trabajadores cuando las personas dejan de prestar sus servicios antes del 1 de diciembre del año anterior. 

“Las personas que tuvieron esta separación y recibieron una liquidación, tienen que presentar la declaración anual. No importa el importe que percibieron, la tienen que presentar”, afirma Rodrigo Lechuga, socio de People Advisory Services de EY México. 

Cuando consigues otro ingreso, como una indemnización, realmente el empleador no tiene todos los elementos para determinar con exactitud el impuesto, explica el especialista. 

Saldo a favor, lo más probable

Rodrigo Lechuga subrayó que para las personas que no laboraron en el resto del año y tampoco tuvieron otro tipo de ingreso, es probable que se obtenga un saldo a favor por concepto de ISR.

“Las autoridades fiscales en los últimos años han estado devolviendo en estos casos, muy rápido. Es muy importante que se vayan preparando”, dijo el especialista. 

En el momento en el que la persona entre al portal del SAT, encontrará toda la información que el patrón les dio a las autoridades fiscales a través del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI).  

“El cálculo es automático y en la plataforma verá cómo lo están determinando las autoridades fiscales. Por supuesto, es nuestra obligación como contribuyentes revisar que la información que tienen las autoridades es la correcta”, expone el socio de People Advisory Services de EY México. 

Marcela Calderón, socia de Seguridad Social y Servicios Fiscales en Remuneraciones de KPMG México, recomienda identificar los gastos deducibles de ISR para las personas físicas. “Si tienes estos gastos, es muy probable que puedas tener un saldo a favor”. 

La plataforma del SAT permite identificar los ingresos gravables y los que no generan Impuesto Sobre la Renta. Hay gastos que realizan las personas físicas y que el patrón no tiene visibilidad de ellos y, por lo tanto, no están reportados en la retención anual que realizan, algunos ejemplos son los seguros de gastos médicos, intereses de créditos hipotecarios, colegiaturas y transporte. 

“Son gastos de los que no tiene información el SAT y que se pueden cargar en la declaración anual y sobre estos ingresos, en muchas ocasiones también se genera un saldo a favor”, detalla la especialista. 

Las devoluciones del SAT por ISR tuvieron un incremento cercano al 2% en 2020 en comparación con 2019. 

Mejor prevenir que lamentar

Ambos especialistas puntualizan que no presentar la declaración anual podría ocasionarle problemas a los trabajadores, como multas. 

“Si no presentamos nuestra declaración anual, en caso de que haya un impuesto a cargo, nos cobrarían recargos equivalentes al 1.47% mensual y la actualización; es decir, la inflación mexicana desde la fecha en la que tuvimos que haber presentado la declaración anual y hasta que la presentemos”, comenta Rodrigo Lechuga. 

Además, agrega Marcela Calderón, en caso de haber un requerimiento por parte del SAT se puede aplicar una multa adicional al contribuyente. “Tendrás que pagar dos cosas, una multa por no presentar la declaración —aun cuando tengas saldo a favor— y si tienes un impuesto a cargo, deberás pagarla con la actualización de intereses”. 

El Servicio de Administración Tributaria destacó que no habría una extensión para la declaración de empresas morales, plazo que venció el 31 de marzo. Sin embargo, extendió por un mes el plazo para que lo hagan las personas físicas, cuyo límite legal es el 3o de abril de cada año, y en este ejercicio será el 31 de mayo.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo