Nuestros sitios
Compartir

7 realidades que cambiarán la formación de la nueva generación de profesionistas

7 realidades que cambiarán la formación de la nueva generación de profesionistas
El desarrollo de habilidades blandas, los modelos de formación personalizada y la persistente brecha de acceso a dispositivos adecuados para estudiar son algunas de las nuevas realidades de la educación superior.

La crisis sanitaria por la covid-19 impulsó nuevas realidades y, en algunos casos, profundizó las brechas en el sector educativo universitario. De esta manera, la formación de las nuevas generaciones será diferente, con cambios y desafíos impulsados por la pandemia.

Entre los grandes cambios en los procesos de enseñanza destaca la formación personalizada gracias a las clases virtuales; en cuanto a desafíos, la necesidad de que todos los estudiantes cuenten con dispositivos digitales adecuados, coincidieron especialistas en la materia durante un panel para presentar el Congreso Internacional de Innovación Educativa (CIIE) promovido por el Tec de Monterrey.

Este video te puede interesar

David Garza, presidente del Tec de Monterrey, aseguró que la pandemia rompió paradigmas en la formación profesional, demostrando que los procesos de enseñanza sí pueden transformarse rápidamente. “Creo que el sector de educación en todo el mundo ha hecho un buen trabajo en transformación. Hemos respondido rápidamente con resiliencia”, afirmó.

Richard Davidson, profesor de psiquiatría de la Universidad de Wisconsin-Madison; Angélica Natera, directora ejecutiva de Laspau Inc; Tom Kaak, director de HR Trend Institute; Samuel Chu, profesor de Formación Docente y Liderazgo de Aprendizaje de la Universidad de Hong Kong y Conrad Woldfram, fundador de Computer-Based Maths, definieron las realidades que marcarán la formación de las nuevas generaciones de profesionales.

1. Se debe considerar la salud mental 

La digitalización rápida e improvisada no sólo causó estragos en los trabajadores, también pasó una factura a los estudiantes. Los niveles de estrés, ansiedad y depresión entre los universitarios, precisó Richard Davidson, son más altos que lo registrado previo a la pandemia.

“Una de las estrategias más importantes que pueden adoptar las universidades es capacitar para el uso de métodos preventivos para mejorar el bienestar de los estudiantes y, al mismo tiempo, desarrollar la resiliencia de los alumnos. Le podemos enseñar a nuestros alumnos ejercicios mentales muy sencillos para mejorar su resiliencia”, expuso.

2. Es importante la colaboración

La colaboración entre universidades para encontrar soluciones a problemas compartidos será cada vez más necesaria. Angélica Natera expuso que el trabajo conjunto entre instituciones de formación de profesionales es la vía para resolver algunos desafíos.

3. Aprender a desaprender

¿Cómo enseñamos? ¿A quién le enseñamos? ¿Todos los alumnos están en las mismas condiciones? Son preguntas que deben hacerse los docentes en esta nueva realidad. Mucho se habla de la capacidad que deben tener los estudiantes de desaprender, pero también los profesores deben desarrollar esta habilidad.

Para Angélica Natera, los docentes deben estar preparados para renovar sus métodos de enseñanza y adaptarse a los diferentes contextos en los que se encuentran sus estudiantes.

4. Impulso a las competencias en matemáticas

De cara a un futuro del trabajo con más inteligencia artificial, la formación profesional debe considerar el desarrollo de nuevas competencias, en especial las vinculadas a las matemáticas. La transformación digital de las empresas, también implica un cambio profundo en lo que deben aprender los universitarios, subrayó Conrad Woldfram.

“El enfoque que deben tener las universidades es entender los aspectos claves, especialmente en torno a las matemáticas, que es central en la cuarta revolución industrial y la inteligencia artificial”.

Una de las preocupaciones en la educación actual, agregó el especialista, es la ineficiencia en la enseñanza de nuevas competencias indispensables para la marcha rápida del futuro del trabajo. Sin embargo, las habilidades en matemáticas no son precisamente “enseñar cálculo”, sino que los estudiantes aprendan a resolver problemas.

5. Formación personalizada

Las habilidades del mañana no se pueden desarrollar con los métodos de formación del pasado, basados en una enseñanza generalizada. “El movimiento es de lo colectivo a lo personal y esto es muy importante para un aprendizaje para toda la vida”, asegura Tom Kaak.

Hoy, los docentes y las universidades deben preguntarse cómo acercarse a los estudiantes, pensando en que cada uno aprende de manera distinta, agregó.

6. Desarrollo de habilidades blandas

Las empresas están buscando personas con agilidad de aprendizaje y resiliencia. Cada vez, puntualizó Tom Haak, las organizaciones buscan más las habilidades blandas que la preparación académica.

“La pregunta es si las universidades se están enfocando en eso también o están jugando sólo con la tarjeta del conocimiento”.

7. Brecha de acceso a dispositivos

Al igual que en el mercado laboral, hay una tendencia más cercana a que la educación evolucione a un modelo híbrido de enseñanza. Sin embargo, Samuel Chu opinó que esta nueva realidad abre una brecha entre estudiantes y docentes de escuelas privadas y públicas.

En la educación privada, acotó, es más común encontrar docentes y estudiantes tanto con habilidades para el proceso de enseñanza-aprendizaje en línea y herramientas digitales adecuadas. Sin embargo, “en algunos lugares ni siquiera hay computadoras para los alumnos. Hay muchos que están sufriendo durante la pandemia”.

En ese sentido, el académico de la Universidad de Hong Kong afirmó que para cerrar esta brecha de acceso a dispositivos adecuados se requiere, en primer lugar, que los gobiernos se aseguren de que cada estudiante tenga al menos una tableta o una computadora y buena conexión a internet. En el caso de las universidades, se necesita que cuenten con un financiamiento para otorgar el equipo y entrenamiento necesario a los docentes para un proceso de enseñanza exitoso.

Cambios sin retorno

Los especialistas, quienes participarán con conferencias magistrales en el marco del CIIE, coincidieron en que la pandemia dejó grandes aprendizajes y transformaciones profundas en el sector educativo.

“Ya hemos visto como la tecnología permite, a un costo más bajo y siempre y cuando haya acceso a ese dispositivo y conectividad, un experiencia y aprendizaje que no se ha experimentado antes”, dijo Angélica Natera, directora ejecutiva de Laspau Inc.

La digitalización de los procesos de formación pueden mover la educación a un modelo educativo más personalizado. “Creo que estos cambios van a preparar el terreno para cambios aún más grandes”, afirmó la especialista.

Por su parte, Samuel Chu consideró que los procesos de enseñanza ahora son más flexibles y eso debe mantenerse. Pero a pesar de ello, hay estudiantes que valoran la experiencia presencial de las clases y la interacción con compañeros. Por ello, la educación no puede trasladarse a un ambiente totalmente remoto y se tendrá que encontrar una mezcla adecuada, sin perder la flexibilidad, entre la formación presencial y online.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Cuando un empleado renuncia... ¡Descárgalo GRATIS!
Lee más contenido, ¿Qué tema te interesa?
Te Recomendamos
Sigue leyendo